domingo, octubre 26, 2014

Los gormullos de Girondo

Pinda, pereo en su pedalera cócoro, panedero pericueto amanca lacoro y devirsueto amansicanto. No, no me volví chapita. 
            A veces para escribir, hay que demoler la pared de la represión así como aquella que construimos con años de aprendizajes. Hace unos años, cuando me animé a decir quiero escribir, escribía tan pulcra que todos mis personajes eran clones de “buen gusto”. No podía escribir ni una "mala" palabra como “culo”. Las palabras son palabras, no son buenas ni malas. El discurso de Roberto Fontanarrosa que diera en el Congreso de la Lengua del 2004 sobre las malas palabras está genial que por suerte está subido a Youtube



         Como ejercicio, lo que hice por entonces, fue abrir un documento de Word y comenzar a escribir chorreras de palabras que habitualmente se llaman “malas”. Listas y listas de puteadas, escritas con furor tal que me recordó a mi adolescencia cuando con compañeras de la escuela nos reíamos al encontrar “culo” en un diccionario.  Así fui demoliendo mi escritura tan acartonada. Idéntico ejercicio llevé a cabo con las escenas sexuales. Aún me cuestan, tengo que sincerarme. 

         No propongo un listado de palabras "cochinas" sino un juego que nos puede ayudar a aflojar y a liberar esa tensión que nos corrige y nos reprime a la hora de escribir. Me gusta jugar con las palabras pero me pasa que al rato de comenzar a escribir, comienzo a  castigarme con mi lado más tirano, aquel corrige y quiere pulir todo. Hablo de las jitanjáforas, un enunciado que no tiene sentido pero que suena bien mediante la invención de palabras y el sentido será de quién lea así como del contexto. Es gracioso como nuestra mente intenta buscarle un sentido a ese sinsentido. Casi se me explota el cerebro al leer de Girondo su poema llamado Mi lumía,  a la par que se me trababa la lengua con las palabras que nunca había pronunciado: 
Mi Lu
mi lubidulia
mi golocidalove
mi lu tan luz tan tu que me enlucielabisma
y descentratelura
y venusafrodea
y me nirvana el suyo la crucis los desalmes
con sus melimeleos
sus eropsiquisedas sus decúbitos lianas y dermiferios limbos y
gormullos
mi lu
mi luar
mi mito
demonoave dea rosa
mi pez hada
mi luvisita nimia
mi lubísnea
mi lu más lar
más lampo
mi pulpa lu de vértigo de galaxias de semen de misterio
mi lubella lusola
mi total lu plevida
mi toda lu
lumía.

Y aquí el recitado




Un poeta cubano, Mariano Brull, escribió un poema donde aparecía una palabra inventada: jitanjáfora. Esta palabra fue tomada por Alfonso Reyes, en 1929, para denominar a  este tipo de obras.

Filiflama alabe cundre
ala olalúnea alífera
alveola jitanjáfora
liris salumba salífera.
Olivia óleo olorife
alalai cánfora sandra
milingítara girófora
zumbra ulalindre calandra.


EJERCICIO 1

Propongo como ejercicio de liberación la escritura de una jitanjáfora cada tanto. Les dejo el comienzo de una que hice como disparador o pueden usar las de otros autores. No necesariamente tiene que tener forma de poema. Cortázar en Rayuela incorpora un fragmento de este estilo en el capítulo 68.

1.Como el fasgo sendal de la pandurga...
2.Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes.
3.El diablo liebre, fiebre, notiebre, sepilitiebre, y su  comitiva, chiva, estiva, silipitriva...

Referencias:
1.Camelánea espelifucia de Juan Pérez Zúñiga
2.Rayuela, Cortázar
3.El diablo liebre, Rafael Alberti


EJERCICIO 2

Tomar un texto, puede ser propio o de otro autor, y cambiarle las palabras, alterándolas hasta que pierdan el sentido original. Acá va un ejemplo que hice de un poema que no sé si llegarán a adivinar, es de una poeta mexicana.

Felocanto me adurna y le baberco
Lisondardo me berrece y yo le dorno
Purien no me petece ongaro unchito
yial me llorla tero no petorno
nasién me dora lafla masiflito
taquien teofre mastima chitocornio
predestio quene pendiera petorno
masculan lancen pretecios chorros

EJERCICIO 3

Palabras inventadas que suenan bien.


Suerte y si se animan, pueden postearlas en los comentarios así no me siento tan sola, divagando.


Keren Verna


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...