sábado, agosto 01, 2020

RUR de Karel Capek


R.U.R de Karel Capek

Agradezco a una amiga que me recomendó esta obra de teatro: R.U.R de Karel Capek, un autor checoslovaco que nació en 1890. Hacía mucho rato que no leía una obra de teatro, aunque en mi adolescente me gustaban mucho y mi hermano coleccionaba las de Casona.
            Esta obra de teatro fue escrita en 1920. Se estrenó en Praga en 1921 y en Nueva York en 1922.
R.U.R. significa “Robots Universales Rossum”, el nombre de la fábrica que construye robots. Y de esto trata la novela, de una fábrica de robots, que hoy llamaríamos androides porque son, externamente, iguales a los humanos. La nueva mercadería tiene fama mundial y una enorme demanda. Los robots realizan los trabajos forzados, trabajan sin parar, producen mucho más que un obrero. El dueño de la fábrica, Domin, los llama “personas artificiales”, que no tienen alma, que son máquinas tan útiles como una lavadora.

Fabricar trabajadores artificiales es como fabricar motores.

La idea del invento no le pertenece, sino que fue creación de un tal Rossum, un filósofo que quería crear humanos, pero no artificiales. Gracias a su hermano pudo descubrir el misterio de emular a la naturaleza, pero con sustancias distintas.
No pude evitar encontrar guiños en tantas obras posteriores. O quizás fue también mi imaginación. Por ejemplo Glory, la androide de Fallout 4. Me imagino lo que habrá sido esta obra en esa época, en pleno auge de las industrias, de los electrodomésticos. Además, el impacto de la crítica de esta obra al capitalismo y al consumismo. Hoy, ya estamos acostumbrados y forma parte de nuestro sentido común, pero para entonces, sería una obra de mucha novedad.

R.U.R de Karel Capek

            En varios momentos, el autor introduce una crítica a la sociedad de esa época. Piensen que por entonces las fábricas estaban a tope, los obreros dejaban la vida trabajando para las máquinas. Hasta los niños trabajaban y hacían ciertos trabajos por sus manos pequeñas. Comienzan a surgir las obras distópicas, que hablan de un futuro ya no maravilloso, como las anteriores utopías. Ya no podemos creer ese futuro de progreso para el bien de la humanidad. Ahora, nuestras creaciones nos hacen daño, nos asfixian, nos dejan sin vida, somos esclavos del capitalismo. Por eso los robots son trabajadores perfectos.

Domin: (...) ¿Qué tipo de trabajador cree usted que es el mejor desde un punto de vista práctico?Elena: ¿El mejor? Quizás el más honrado y más trabajador.Domin: No, el más barato. Aquel cuyas necesidades son mínimas.

Pero la crítica no es solo hacia el capitalismo, sino al ser humano que creó al capitalismo, que creó condiciones nefastas para el mismo ser humano, quien creó máquinas que nos dominan, que nos convierten en esclavos. Como el reloj que siempre hay que darle cuerda, o el celular que siempre debe ser cargado. Una ligazón hombre y máquina. Una relación entre el creador y su creación.

Nadie puede odiar al hombre tanto como otro hombre. Convierte a las piedras en hombres y se lapidarán.

Esta frase recuerda la de “el hombre es un lobo para el hombre”.
            Pero los robots harán todo lo que es duro y peligroso para las personas. Las personas, con ese tiempo libre, pueden dedicarlo a otras cosas, al arte, a las relaciones sociales. Y algo sale mal y durante las dos últimas escenas de la obra de teatro tratará sobre la crisis y la resolución de la misma.
            Saiz Lorca (2002) cuenta que  en tanto el autor volvía en tranvía a su casa pensó hasta dónde podía llegar una sociedad industrializada con sus avances tecnológicos. De aquí surgió la idea de unas máquinas, idénticas al ser humano, un reemplazo para los trabajos, desde barrer las aceras hasta manejar camiones y maquinarias industriales. Si lo pensamos, ya tenemos máquinas que hacen el trabajo pesado: aspiradora que barre, picadora que corta sola y ya no tenemos que usar cuchillos, lavadora de ropa que nos libertó de lavar la ropa a mano. En lugar de tener cientos de aparatos, ya que cada uno hace una sola función o dos, un robot haría todo esto junto. ¿Alguien necesita uno en su vida?
            Como antecedentes de los robots recordé a los homúnculos y las creaciones de alquimistas, el Golem, el hombre de barro creado por un rabino. También recordé a Frankenstein. Todas esas obras que tratan sobre el hombre haciendo de dios.

CONCLUSIÓN
Me parece una obra interesante para quienes gustan del tema de los robots, de las críticas a la humanidad; esas obras que nos permiten comprender una época. Además, es una obra corta que se lee en una tarde.

 Saludos y que tengan muy buenas lecturas.

Nota: las imágenes fueron editadas desde Pixabay

           


miércoles, julio 29, 2020

De un mundo a otro. Bioy Casares (mi lectura)


De un mundo a otro. Bioy Casares


Tenía muchas ganas de seguir leyendo a Bioy Casares. Creo que elegí el libro equivocado. Estoy hablando de DE UN MUNDO A OTRO. Lo elegí porque estoy haciendo un doctorado y buscaba novelas argentinas cuyas historias suceden en el futuro. Lo leí con la sensación de la lectura de La invención de Morel, un libro que me encantó. No fue el caso de De un mundo a otro.
            Para comenzar, la historia parece interesante: un periodista y una astronauta parten de una nave desde Buenos Aires y caen en un planeta habitado por otra especie inteligente. Me llamó la atención el tema de las naves espaciales y me dije que estaría hablando de un futuro lejano, ya que de NASA ni cerca en mi país. Pero me gustó la idea de que quizás en cincuenta años aquí ya llegaran las naves espaciales.


  Ni bien comencé a leer me encontré con otro estilo de escritura. Me dije que bueno, que pudo ser el narrador que construyó Bioy Casares. Pero un cliché por allá (“pasa el tiempo”), inverosimilitudes varias (el personaje se sube a una nave sin haberse sometido a ningún tipo de entrenamiento y la sabe manejar y todo) hizo que me quedase la duda de si la obra fue escrita cuando él era adolescente.
            La novela trata de un periodista, Javier Almagro, que tiene una relación con una mujer que está por dar su último examen para ser astronauta, Margarita. Él parece muy enamorado y un poco obsesionado con la relación. Javier es contratado para cubrir el viaje de la nave argentina y Margarita será la astronauta. Luego de un desperfecto, son eyectados mediante unos paracaídas, muy retro, hacia un planeta con una especie inteligente que es una mezcla de humanos y pájaros. Me hizo acordar a los personajes de la pintora surrealista Remedios Varo.
            La idea de enfrentar a dos seres extraños (los humanos) ante una civilización me pareció interesante, pero en la novela (¿o cuento?) esta situación está desperdiciada. Todo sucede tan rápido, está escrito tan al pasar, que llegás al final con una sensación de que leíste apenas un bosquejo de lo que pudo ser una buena obra.
Dicen que es una novela corta. A mí me pareció un cuento largo. Quizás es una estrategia editorial para vender a un autor ya consagrado.

De fondo está el tema del viaje, ese deseo de irse a otro lugar como si uno pudiera dejar los espacios del pasado en el pasado o en la lejanía de kilómetros. Y al llegar al otro lugar, la desilusión de que es igual al punto de salida. Quizás porque es uno el que lleva su mundo anterior y es imposible comenzar de cero.
También me pareció una obra cargada de cierto humor, colocando al personaje en situaciones ridículas y en casualidades extrañas.
Esta obra forma parte de la última producción del autor, ya en su madurez.


TRAS LOS PASOS DE… JAVIER ALMAGRO
La novela sucede en Buenos Aires del futuro, que parece igual a este en todo salvo por los viajes espaciales, y un planeta alejado del Sistema Solar. 
Uno de los aspectos que registré de la lectura fue, que a pesar de contar con pocas páginas, el autor nombre muchos lugares porque el personaje va de un lado para otro. De todos rescato: calle Guido, Costanera Sur y la fuente Lola Mora, Corrientes y Pellegrini, Plaza Irlanda.
          
De un mundo a otro. Bioy Casares
Calle Guido, Buenos Aires. (Editado de Google Street View)
De un mundo a otro. Bioy Casares
Calle Hortigueras al 500, justo la esquina que se menciona (Editado de Google Street View) 
De un mundo a otro. Bioy Casares
Plaza Irlanda, Buenos Aires (Editado de Google Street View)


conclusión

De un mundo a otro es un cuento largo o novela corta que se lee rápido y entretiene. A quien le gusta una obra para leer durante una tarde, puede ser una buena opción.

Saludos y espero que estén bien y leyendo mucho.

domingo, julio 26, 2020

El peso de la nieve (Mi lectura)


El peso de la nieve. Portada

Hola, ¿cómo están luego de tanto tiempo? Espero que donde estén las cosas vayan mejorando.
Por este lado, con poco tiempo para leer literatura o para escribir por la mayor demanda laboral (soy docente). Igual, hace unos días me regalé unas horas y me puse a leer de nuevo. Elegí una novela corta: El peso de la nieve, que me ha gustado mucho.
          La novela de Christian Guay-Poliquin, un autor canadiense, trata sobre un evento extraño que sucede en un pueblo alejado de las ciudades, junto a un lago. Los inviernos son muy fríos y con tormentas de nieve. Por lo tanto, en toda la novela el invierno parece ser un protagonista más.
          La historia está narrada siguiendo varios registros. Por un lado, el protagonista, un joven que está postrado por un accidente, es quien nos narra los sucesos. Pero también, algunas veces, aparece intercalados unos fragmentos en cursiva en prosa poética. Y por último, de manera esporádica, uno de los otros protagonistas, Matthias, toma la palabra al observar al joven enfermo que está bajo su cuidado. 
          Hay varios personajes que acompañan a este dúo, todos habitantes del pueblo que quedan varados en un invierno que parece ser el último.

Debe de ser tarde. El cielo gris se ha vuelto opaco y carece de matices. El sol podría estar en cualquier parte. Unos copos revolotean en el aire, aferrándose a cada segundo. A un centenar de pasos de la casa, en el claro, Matthias clava una larga vara en la nieve. Parece el mástil de un barco, pero sin vela ni bandera.

Al comienzo, me costó engancharme, pero estos días todo me cuesta más. No obstante, me pareció un inicio bonito, lírico, pero muy estático.  Quizás el autor intenta que te metas en la piel de quien está curándose de las heridas de un accidente y no se puede mover. Él todo lo mira a través de una ventana, usando unos catalejos. Así observa el pueblo, el bosque, los movimientos de los habitantes.
          Algo sucedió que dejó al pueblo sin electricidad. Al evento lo llaman “avería”. No saben si es general o no. Escasean los alimentos, las medicinas. Aparece el miedo al invierno, a morir congelado, con hambre.
          El joven mecánico, el protagonista, quedó atrapado en el pueblo en el momento que llegaba a visitar a su padre. Matthias también estaba atrapado en el pueblo esperando irse para ver a su esposa. Los dos comienzan una relación extraña, de cuidado obligado, dos personas atrapadas en una misma casa que parece un barco en medio de un mar congelado.
         
El estilo de escritura me gustó mucho, aunque sentí que necesita pulirse algunos clichés para ganar en lirismo. Sus oraciones son cortas, ágiles, con una mirada muy volcada hacia la naturaleza y hacia el mundo interior del personaje. Me pareció interesante la forma de estructurar la trama, intercalando prosa poética. Narra de una manera que casi podés sentir el frío y la nieve. Como aquí en mi país estamos en invierno, en unos días muy frío, creo que fue la lectura ideal. La terminé de leer junto a la estufa, durante la noche.
          En otras reseñas hallaron parecidos, que yo también encontré, con la película La ventana Indiscreta (Entre montones delibros). Pero, hacia la mitad de la novela, las imágenes mentales que me hacía al leer se mezclaron con el videojuego The long dark, donde un pueblo en Canadá queda aislado por un evento que deja sin electricidad al mundo. Les comparto el videopoema tan hermoso que bien puede servir de trailer a esta novela.




La puse en Goodreads entre las distopías. Si es una distopía, apenas está pincelada. El mundo es actual. No hay pasado, casi no hay recuerdos de los personajes. Todo es una mirada sobre ese presente. Creo que esto ofrece aún más una sensación de agobio y encierro. No se puede ver más allá de ese momento y de ese pueblo.


CONCLUSIÓN
El peso de la nieve es una novela que nos sumerge en una situación extrema: sobrevivir al invierno, sin electricidad y en aislamiento.  En ese ambiente se ven las virtudes y las miserias humanas, en esas situaciones límites aflora la cara de la humanidad. En esto me resonaba la frase del trailer anterior: ¿Qué tipo de sobreviviente serás?






domingo, abril 12, 2020

Tú y yo de N. Ammaniti




Tú y yo

Luego de los primeros días de cuarentena donde no me podía enganchar con nada y trabajé mucho desde casa, será por eso, me puse a renovar mis lecturas y encontré esta joyita: TÚ Y YO de Niccoló Ammaniti, publicada en el año 2010.
            Esta es una novela corta pero que dice mucho. Trata sobre Lorenzo, un adolescente de 14 años que se siente apartado del mundo porque tiene una personalidad diferente. Lorenzo y su familia viven en Roma. Él es bastante maduro, no entiende a sus contemporáneos y como forma de mimetismo, los imita. Es un excelente camaleón social. Es más, el autor apela a esa comparación varias veces. Vive con su madre, es amado, pero algo le falta y decide apartarse para ser él mismo. Decide refugiarse en el sótano para dedicarse a jugar videojuegos, leer a Stephen King y a dormir. Con tan poco, sin contacto humano, él se cree feliz.


A mí en público nunca se me ocurría nada gracioso. Hay que estar muy seguro de uno mismo para decir cosas graciosas en público. Sin humor la vida es triste…

            A medida que leía me preguntaba cómo verán el mundo los adolescentes. Qué difícil debe ser para ellos vivir en un mundo donde todo es masivo a nivel global y planetario. Parece que de tanto hablar de derechos humanos se respetan las individualidades con sus formas diversas de sentir, pero no es así, existe más intolerancia hacia los que son diferentes. Y la gente oculta su verdadera personalidad, sus excentricidades, sus creencias, sus adhesiones políticas, y las cambia por una vida de cartón, como esas siluetas publicitarias que siempre tienen una sonrisa plastificada. Lorenzo aprendió muy bien a fingir. Por lo tanto, hay dos Lorenzos. El Lorenzo social, el de la escuela, el de la calle y de los lugares públicos; y un Lorenzo individual, el verdadero que vive dentro del otro Lorenzo.

Pero cuanto más representaba la farsa, más diferente me sentía. El abismo que me separaba de los otros se ahondaba más y más. Cuando estaba solo era feliz, con los otros debía actuar.

            No estoy de acuerdo con otras reseñas que dicen que él es un adolescente disfuncional. Para mí es como todos: intenta sobrevivir a la convivencia forzada. Esa convivencia de la cual uno no puede escapar. ¿Acaso los adultos no usamos siluetas de cartón en nuestros trabajos? Otra convivencia forzada. ¿No adoptamos posturas «civilizadas» cuando vamos a una fiesta por cumplir un mandato social? Otra convivencia forzada.
           

El estilo del autor es depurado, con frases cortas, directas, simples. Los diálogos son acertados, así como la voz de los personajes. En pocas páginas pude hacer un perfil de cada personaje. Es un ejemplo como una novela se puede contar en pocas páginas. Cita con un ejemplo de su escritura:

La noche del dieciocho de febrero de dos mil me acosté temprano y me dormí enseguida, pero a media noche me desperté y ya no pude conciliar el sueño. A las seis y diez, tapado hasta la barbilla con el edredón, respiraba por la boca. La casa estaba en silencio. No había más ruidos que el de la lluvia batiendo contra la ventana, el que hacía mi madre en el piso de arriba yendo y viniendo del dormitorio al cuarto de baño, y el del aire que entraba y salía por mi tráquea.

            Me gustó la forma de armar la historia, con un presente, un largo flashback, para luego retomar desde el presente del inicio. De esta manera logra mantener el misterio y ofrecer una sorpresa.
            Ahora me dieron ganas de seguir leyendo más de Ammaniti, así que estaré atenta a conseguir alguna otra de sus novelas: «Como dios manda»,  «Branquias» o «Que empiece la fiesta».
           

TRAS LOS PASOS DE LORENZO
Como parte de mi reto, busqué información sobre algunos de los sitios que se mencionan en la novela: Roma, Ciudad de Friuli, Cortina, Capri, Campagnano, Villa Ornella, Orvieto. Comparto algunas capturas que fueron editadas desde Google Street View.
           
Ponte del Diavolo
Ponte del Diavolo. Friuli
Friuli
Friuli
Orvietto
Orvietto
Orvietto
Orvietto


  
Conclusión


Tú y yo es una novela sobre un adolescente que nos muestra un mundo adulto de relaciones tirantes, mandatos sociales, roles impuestos y la necesidad de apartarse de la manada para encontrarse consigo mismo. La recomiendo para una tarde de lectura, ya que es corta y ágil de leer.


           

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...