domingo, abril 12, 2020

Tú y yo de N. Ammaniti




Tú y yo

Luego de los primeros días de cuarentena donde no me podía enganchar con nada y trabajé mucho desde casa, será por eso, me puse a renovar mis lecturas y encontré esta joyita: TÚ Y YO de Niccoló Ammaniti, publicada en el año 2010.
            Esta es una novela corta pero que dice mucho. Trata sobre Lorenzo, un adolescente de 14 años que se siente apartado del mundo porque tiene una personalidad diferente. Lorenzo y su familia viven en Roma. Él es bastante maduro, no entiende a sus contemporáneos y como forma de mimetismo, los imita. Es un excelente camaleón social. Es más, el autor apela a esa comparación varias veces. Vive con su madre, es amado, pero algo le falta y decide apartarse para ser él mismo. Decide refugiarse en el sótano para dedicarse a jugar videojuegos, leer a Stephen King y a dormir. Con tan poco, sin contacto humano, él se cree feliz.


A mí en público nunca se me ocurría nada gracioso. Hay que estar muy seguro de uno mismo para decir cosas graciosas en público. Sin humor la vida es triste…

            A medida que leía me preguntaba cómo verán el mundo los adolescentes. Qué difícil debe ser para ellos vivir en un mundo donde todo es masivo a nivel global y planetario. Parece que de tanto hablar de derechos humanos se respetan las individualidades con sus formas diversas de sentir, pero no es así, existe más intolerancia hacia los que son diferentes. Y la gente oculta su verdadera personalidad, sus excentricidades, sus creencias, sus adhesiones políticas, y las cambia por una vida de cartón, como esas siluetas publicitarias que siempre tienen una sonrisa plastificada. Lorenzo aprendió muy bien a fingir. Por lo tanto, hay dos Lorenzos. El Lorenzo social, el de la escuela, el de la calle y de los lugares públicos; y un Lorenzo individual, el verdadero que vive dentro del otro Lorenzo.

Pero cuanto más representaba la farsa, más diferente me sentía. El abismo que me separaba de los otros se ahondaba más y más. Cuando estaba solo era feliz, con los otros debía actuar.

            No estoy de acuerdo con otras reseñas que dicen que él es un adolescente disfuncional. Para mí es como todos: intenta sobrevivir a la convivencia forzada. Esa convivencia de la cual uno no puede escapar. ¿Acaso los adultos no usamos siluetas de cartón en nuestros trabajos? Otra convivencia forzada. ¿No adoptamos posturas «civilizadas» cuando vamos a una fiesta por cumplir un mandato social? Otra convivencia forzada.
           

El estilo del autor es depurado, con frases cortas, directas, simples. Los diálogos son acertados, así como la voz de los personajes. En pocas páginas pude hacer un perfil de cada personaje. Es un ejemplo como una novela se puede contar en pocas páginas. Cita con un ejemplo de su escritura:

La noche del dieciocho de febrero de dos mil me acosté temprano y me dormí enseguida, pero a media noche me desperté y ya no pude conciliar el sueño. A las seis y diez, tapado hasta la barbilla con el edredón, respiraba por la boca. La casa estaba en silencio. No había más ruidos que el de la lluvia batiendo contra la ventana, el que hacía mi madre en el piso de arriba yendo y viniendo del dormitorio al cuarto de baño, y el del aire que entraba y salía por mi tráquea.

            Me gustó la forma de armar la historia, con un presente, un largo flashback, para luego retomar desde el presente del inicio. De esta manera logra mantener el misterio y ofrecer una sorpresa.
            Ahora me dieron ganas de seguir leyendo más de Ammaniti, así que estaré atenta a conseguir alguna otra de sus novelas: «Como dios manda»,  «Branquias» o «Que empiece la fiesta».
           

TRAS LOS PASOS DE LORENZO
Como parte de mi reto, busqué información sobre algunos de los sitios que se mencionan en la novela: Roma, Ciudad de Friuli, Cortina, Capri, Campagnano, Villa Ornella, Orvieto. Comparto algunas capturas que fueron editadas desde Google Street View.
           
Ponte del Diavolo
Ponte del Diavolo. Friuli
Friuli
Friuli
Orvietto
Orvietto
Orvietto
Orvietto


  
Conclusión


Tú y yo es una novela sobre un adolescente que nos muestra un mundo adulto de relaciones tirantes, mandatos sociales, roles impuestos y la necesidad de apartarse de la manada para encontrarse consigo mismo. La recomiendo para una tarde de lectura, ya que es corta y ágil de leer.


           

miércoles, abril 08, 2020

Poco ortodoxa (Cine y Songs)


Poco ortodoxa (2020), Unorthodox en inglés, es una miniserie alemana  que se puede ver por Netflix. La elegí porque me la recomendaron y porque tiene solo 4 capítulos. El tema me pareció interesante: una joven judía se opone a seguir las normas de su comunidad de Williamsburg (Nueva York, Estados Unidos). Está entre los top 10 de lo más visto en Netflix, Argentina y  está basada en un libro autobiográfico escrito por  Deborah Feldman que fue publicado en el 2012.
            Esther Shapiro lleva una vida rutinaria, la que se supone que debe vivir una joven judía ortodoxa: ser esposa, madre y dedicarse a otras tareas femeninas. Pero, poco a poco, a pesar de intentarlo, siente que no es la vida que ella quiere vivir, una vida ya decidida de antemano.

Poco ortodoxa


Lo que más disfruté fue meterme en las costumbres de una comunidad del judaísmo jasídico que casi no conozco, en observar los ritos diarios, sus normas y los roles entre los jóvenes y ancianos, y entre los hombres y las mujeres. Además, a la actriz protagonista, Shira Haas, que no conocía, la sentí perfecta para el papel. Otro acierto de la serie es respetar el lenguaje yidis, la vestimenta; la estética en general me gustó muchísimo.
Los primeros minutos de la miniserie me atraparon porque inicia con el conflicto. Y de ahí es un ida y vuelta entre su pasado y su presente, de manera que fui conectando lo que le sucede en el presente junto a sus recuerdos.


Como balance en general, tengo que decir que no me gustó. Más allá de poder adentrarme en otra forma de vida, la manera cómo está contada no me pareció interesante. Los personajes están divididos en buenos y malos. Obvio que la comunidad judía son malos, y los no judíos son buenos. Un grupo de artistas aparece como liberados, amorosos, en contraste con la comunidad judía que aparece como cerrada férrea, asfixiante. En estos estereotipos no puede faltar la pareja de gay estandarizada, novios románticos y sensibles que se la pasan besándose y tratándose como en una novela rosa. Otros tipos sin densidad: las artistas son liberadas y les gusta vivir en comunidad, los profesores invitan un cafecito y se convierten en padres que te salvan las papas, los líderes religiosos son férreos y tiránicos, las mujeres religiosas son todas unas doblegadas sosas y tontas, los maridos son todos unos machos dominantes (menos los artistas). 
Pero en la vida real la cosa no es tan simple. Algunas personas prefieren la vida en comunidad porque se sienten seguras, porque se siente partícipes de algo; otras, la detestan, se sienten asfixiadas. Ningún grupo humano es igual, siempre existen diferencias de todo tipo.

Poco ortodoxa

            Otros de los aspectos que no me gustaron para nada es la pérdida constante de verosimilitud. Vos te criaste en una comunidad cerrada, nunca viajaste, pero de pronto, te movés en el mundo como si lo conocieras desde siempre. Esos conocimientos que se adquieren de manera instantánea, esos cambios de mentalidad que mutan en un segundo, me sacan de tono y no puedo creer la historia. Por este motivo, no me conmovió para nada. No me lo pude creer.
            En definitiva, Poco ortodoxa tenía un enorme potencial, pero terminó por ser una historia plana, inverosímil, melodramática y con personajes prototipos y planos. Pero esta es solo mi visión porque la serie tiene muy buenas críticas y tiene buenas valoraciones.

¿La viste? ¿Qué te pareció?

domingo, febrero 23, 2020

Lulu de Cartarescu



Es el segundo libro que leo de CARTARESCU y me resta la misma sensación, la de haberme metido en un mundo de ficción que es mundo de sueños, una ficción de una ficción, de manera que el ejercicio es discernir si la ficción que elabora el personaje es sueño o realidad, o las dos cosas.
Lulu fue publicada en el año 1994 bajo el título de «Travesti». Luego fue traducida al francés como «Lulu» recibiendo el mismo título al traducirse al español. Me parece más acertado este título porque revela menos y coloca el énfasis no en la calidad de travesti sino en el nombre, lo cual otorga más misterio a ser revelado.
            Lulu de Cartarescu trata sobre un escritor de treinta y cuatro años que ingresa a un hospicio en Bucarest porque tiene una crisis, una crisis «con Lulu». Luego, viene un período de olvido, de superación de Lulu, para después recaer en su neurosis, como se él expresa sobre su condición.

La soledad lleva en su seno la semilla de la locura, incluso aunque hayas vivido toda la vida así, incluso aunque te hayas adaptado a la soledad y a la frustración.

            En tanto está internado, Víctor se decide llegar al fondo de su memoria, de ir a las raíces para quitar el parásito que le carcome la existencia convirtiéndolo en un ente con un pie en su pasado y otro, en su presente. Utiliza la escritura. Escribir se vuelve un mecanismo de cura, una manera de ordenar la memoria, de catarsis. Y es así que su trauma lo lleva hacia un campamento de verano cuando él tenía diecisiete años. Se ve a sí mismo, se habla a sí mismo, desdoblándose para poder tomar distancia. Se mira al espejo y se habla. «Solo saldría para visitarte a ti, Víctor, en esa habitación idéntica en la profundidad del espejo.». Y se ve triste, aferrado a los versos de Rilke, repitiendo versos como oraciones que alejan los demonios que son los otros adolescentes horribles, extraños, libertinos y grotescos. Lo grotesco y lo hórrido invade la realidad y lo sumerge en una especie de sueño, un viaje onírico hacia su inconsciente, para llegar al secreto que él guarda pero que olvidó.
            Así como el personaje de Kafka que se transforma en monstruo, así, en sentido opuesto, Víctor debe transformarse desde el monstruo para encontrar lo humano. También me recordó a Borges y a Cortázar, a los bestiarios y a los ritos de iniciación de pueblos originarios a través del uso de alucinógenos, los estados alterados de conciencia.
            El estilo del autor está cargado de monstruos, de comparaciones y enumeraciones prolongadas que no te dan respiro. Escribe de manera genial, según mi punto de vista.
           
Veo como el ocaso interpone sus filtros fotográficos entre las ramas nevadas del pino que respira junto a la ventana…

Encontré semejanzas con La metamorfosis y El castillo de Kafka. Sobre esta segunda obra, la lucha del protagonista por acercarse a eso que se escapa y se aleja y,  cuanto más lucha, más se hunde. Además una alusión explícita a Alicia en el país de las maravillas («What’s a nice kid like you / Doing in a place like this»).
            Anteriormente leí Solenoide y encontré varios puntos de similitud entre las dos obras.
El cuerpo es un resto, el cuerpo analizado por la medicina, el cuerpo caduco y que se escapa del control del mismo sujeto.
El mundo onírico que rompe en la realidad del personaje que vive en el límite entre un mundo y otro.
Los edificios parecen vivos, seres antiguos que muestran una parafernalia pétrea y poderosa a través de sus estatuas, sus cúpulas, sus techos altos, sus gárgolas y fuentes. Edificios vacíos, sede de un poder que sobrevive al individuo. La ciudad también está viva. Se mueve y arrastra a sus habitantes. Estos edificios que representan las instituciones de poder son enormes, cuestión que deja al individuo, por contraste, en una situación de pequeñez. Recordé el caso de las construcciones egipcias, donde tenías que agacharte para entrar en túneles pequeños para demostrar humildad. Aquí, al contrario, es el edificio descomunal el que te señala tu insignificancia ante el poder.

Tal vez la noche anterior, aquella casona rosa, simétrica y primorosa, con sus estatuas y sus cúpulas, con una gran escalinata doble en la fachada principal, pero todo ello tan viejo y pútrido que debía de ser ligero como un gas alucinógeno, se había desprendido de sus cimientos en una callejuela de Bucarest, se había elevado, grandiosa como un fabuloso dirigible de papel, había flotado sobre los bosques umbríos y los ríos brillantes —con los tubos de las cañerías y los cables eléctricos revoloteando por debajo como los filamentos de una medusa—, y se había instalado, finalmente, en medio de aquel parque devastado, donde brillaban ahora sus ventanas, amarillas como la llama del sodio. La plazoleta que debía de encontrarse delante del edificio había venido tras ella, pero aquí se había metamorfoseado en un estanque ovalado, con una estatua de bronce ennegrecido en el centro y con (iba a contemplarlos todas las tardes) unos peces grandes y pesados, del color verdoso del lodo del fondo del agua.

El rol de la madre y los traumas en la niñez.
El protagonista un marginado que se automargina.


Como aspecto negativo, es una opinión personal, algunos pasajes se me volvieron un poco repetitivos. Entendí la necesidad de reforzar la idea de obsesión, pero igual me resultó redundante.




Seguiré leyendo a Cartarescu porque sus textos tiene mucho de magia, de desafío, de misterio. Esta novela es un ejemplo como un tema simple, una persona que debe descubrir un trauma enterrado, puede convertirse en una gran historia porque está bien contada.

sábado, febrero 08, 2020

Wrat up enero 2020


Hola, ¿cómo va todo? Hacía rato que no hacía una entrada de recopilación y le tenía mucha ganas, así que arranco con lo visto, escuchado y leído durante enero.


LIBROS

LEÍDOS

Tienda Central de Vicki Baum
Tienda Central de Vicki Baum
En Tienda central, Vicki Baum nos presenta, sobresaliendo por encima de todos los demás, un personaje aparentemente tópico y típico de algunas obras: la dependienta, la joven y agraciada dependiente que, partiendo de su lugar de trabajo, vive una serie de aventuras románticas y en torno a la cual desfilan, para centrarse en su vida, los restantes personajes de la obra. La aventura humana de Nina atrae de tal forma la atención del lector, que éste no tiene más remedio que acabar por convertirse en uno de los más apasionados protagonistas de la novela.




Mi abandono de Peter Rock
Mi abandono de Peter Rock
Un padre vive con su hija en las profundidades de un bosque en las afueras de la ciudad. Ellos saben cómo caminar por el bosque sin dejar rastros, cómo bañarse y alimentarse sin que nadie pueda saber que están ahí. Conocen las plantas que los rodean, las venenosas y las nutritivas, también entienden las rutinas de los animales que ven pasar. Una tarde un descuido los torna visibles para un corredor que estaba ejercitándose. ¿Por qué viven ahí? ¿Quiénes son? La maquinaria estatal intercede y se pone en acción. Algo se rompe, todo cambia.
Una novela que habla sobre el vínculo entre padre e hija, los modelos de aprendizaje, las libertades personales y el choque con el Estado. En pocas páginas, esta novela tan atrapante como profunda logra distintos niveles de lectura, con cada lector o lectora, una interpretación distinta.

El baile de Irene Nemirovsky
El baile de Irene Nemirovsky
Instalados en un lujoso piso de París, los Kampf poseen todo lo que el dinero puede comprar, excepto lo más difícil: el reconocimiento de la alta sociedad francesa. Así pues, con el propósito de obtener el codiciado premio, preparan un gran baile para doscientos invitados, un magno acontecimiento social que para el señor y la señora Kampf supondrá, respectivamente, una excelente inversión y la soñada apoteosis mundana.Pero en casa de los Kampf no todos comparten el mismo entusiasmo. Herida en su orgullo por la prohibición materna de asistir al ágape, Antoinette, de catorce años, observa con amargura los agitados preparativos del baile y siente que ha llegado la ocasión de enfrentarse a su madre, afirmarse a sí misma y realizar su propia entrada en la edad adulta. Con un breve gesto, tan impulsivo como espontáneo, provoca una situación absurda que culminará en un final dramático y revelador.
Dotada de una afilada percepción psicológica, Némirovsky condensa en pocas páginas una historia donde la difícil relación madre-hija y el ansia de reconocimiento social se funden con la pasión por la vida y la búsqueda de la felicidad. Una obra indispensable de uno de los grandes escritores del siglo XX.

El camarada de Takiji Kobayashi
El camarada de Takiji Kobayashi
"El camarada" es el relato en primera persona de la vida y las dificultades de un militante del partido comunista en el Japón de los años treinta. En aquella época, este partido era ilegal y sus militantes eran perseguidos por la policía imperial. Lo más normal era que acabaran siendo torturados en las comisarías y encerrados en prisión durante años.
En este contexto, Takiji Kobayashi (1903-1933) nos presenta la historia de una pequeña célula de tres miembros que trabaja infiltrada en una fábrica de material bélico. La vida en la fábrica es muy dura: muchos trabajadores tienen contratos temporales, los salarios son extraordinariamente bajos y las jornadas muy largas. La vida de los miembros del Partido, que es la del propio autor, está llena peligros. Deben vivir ocultos y pendientes en todo momento de la policía, no sólo de la uniformada sino también de los agentes infiltrados como ellos en la fábrica, los vecinos y cualquier persona que no pertenezca al Partido. Todos han tenido que renunciar al contacto con su familia y amigos, así como a su vida privada. Su rutina consiste en escribir periódicos clandestinos y octavillas incendiarias que introducen en secreto en las fábricas para animar a los trabajadores a defender sus derechos. También mantienen peligrosas reuniones clandestinas en las que deciden las estrategias a seguir.
Pero toda esa rutina cambia cuando descubren que la fábrica tiene previsto despedir sin más a los cuatrocientos trabajadores temporales de la plantilla. En ese momento saben que esa es su oportunidad para convencer a muchos de unirse a su causa y organizar una huelga que mejore los derechos de los trabajadores de la fábrica. Sin embargo, enfrentarse al enemigo no va a resultar una tarea sencilla.

Herencias colaterales de Lluís Llort
Herencias colaterales de Lluís Llort
El abogado Ernest Claramunt ha llegado a un acuerdo con la anciana Francesca Puigmajor: a cambio de pagarle una pensión mensual vitalicia, el magnífico piso de la mujer en el centro de Barcelona pasará a ser de su propiedad. Francesca tiene ochenta años. El negocio es seguro; rentable lo dirá el tiempo. Lo malo es que no todo el mundo respeta las leyes, ni siquiera las relativas a la esperanza de vida, y que el pasado nos puede explotar en la cara en forma de herencia colateral. Una obra de ritmo ágil, diálogos fluidos, humor negro, giros argumentales imprevisibles y una protagonista principal que deja huella.




La magia del orden de Mari Kondo
La magia del orden de Mari Kondo
Transforma tu hogar en un espacio limpio y ordenado de manera permanente, ¡y sorpréndete de cómo cambia tu vida!
Marie Kondo, la experta en orden japonesa, te ayudará a acomodar tus espacios de una vez por todas con su sencillo método KonMari. La clave para mantener el orden exitosamente está en acomodar los objetos de tu casa, habitación, apartamento, estudio u oficina en forma correcta, manteniendo solo lo que realmente amas y limpiándolo todo a la vez.
Este método increíblemente fácil no solo transformará tu espacio, también te cambiará a ti. Te sentirás más seguro, exitoso y motivado para crear la vida que quieres.




La ley de Murphy de Arthur Bloch
La ley de Murphy de Arthur Bloch
Arthur Bloch ha conseguido, gracias a su agudísimo sentido del humor, ser uno de los autores más leídos del mundo. Su pesimismo existencial, que le lleva a pensar que si algo puede salir mal, saldrá mal, es un recurso del que sabiamente se sirve para hacer reír a los lectores con aquello que de por sí no tendría la menor gracia. - Si se encuentra bien, no se preocupe. Se le pasará.- Cuando a usted se le ocurra la solución ideal, alguien habrá resuelto ya el problema.- Es más fácil desarmar cualquier cosa que montarla.- Si se encuentra un objeto que estaba perdido, desaparecerá otro.- Cuando se equivoca al marcar nunca está comunicando.- Si ha visto sólo una vez una serie de televisión, cuando la vuelva a ver será una reposición del mismo capítulo.- Cuantas más cosas prepare, menos comerán los invitados.- La duración de un minuto depende del lado de la puerta del baño en que se encuentre.- La bolsa que se rompe es siempre la de los huevos.Adéntrese en las páginas de este libro, un antídoto contra el mal humor, y resígnese cuando, como era de esperar, la tostada se le caiga por el lado de la mantequilla. Aún así, sonría. Mañana puede ser peor.

LEYENDO
El libro del desasosiego de Pessoa. Eterna lectura porque es un libro para leer de a poco porque son pensamientos sueltos pero muy profundos.
Lulu de Cartarescu. Tenía muchas ganas de seguir con este autor luego la fascinante y favorita lectura de Solenoide. Un placer leer a este hombre.


Películas y series


Qué mal vino enero en materia de cine y series.

Last Christmas. Comedia romántica de Paul Feig,  con Emilia Clarke. La elegí porque me encanta la actriz que descubrí en Game of Thrones y me gustó el trailer. Además trabaja otra actriz favorita: Emma Thompson. Me sorprendió porque sucede durante la Navidad pero no es la típica película navideña sino de superación personal. Es un feel good.
Last Christmas



Música

Estuve nostálgica así que escuché canciones que me habían gustado mucho años atrás.
I need a hero. Bonnie Tyler

Bonnie Tyler. I need a hero
ABBA. Gimme! Gimme!
Vaya con Dios. Nah neh nah
Alannah Myles. Black velvet
Tom Jones. Sex bomb
Santana. Smooth



Estuve jugando a:
Fallout 4. He vuelto al mundo radiactivo de la Commonwealth.
House keeper. Eso de decorar casas me encanta.
Euro Truck simulator. Aunque parezca mentira, manejar camiones por rutas virtuales es un relax.

Y eso es todo. Ya febrero comienza con trabajo así que seguro que leeré mucho menos sobre literatura y más sobre mi especialización.
Besos y que disfruten el mes de febrero.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...