miércoles, diciembre 20, 2017

Autopublica tu novela #8 - Documentación (Escribir)



Hasta ahora, hemos visto: cómo llegar a las primeras ideas, cómo generar ideas, planificar o no planificar, etc. Ahora, creo que es oportuno considerar una de las etapas que más disfruto de la escritura: investigar
Es fundamental conocer el tema del que hablamos en la novela y para ellos debemos documentarnos. Una manera de perder la verosimilitud es decir cualquier cosa a través de un personaje experto en informática porque desconocemos qué es un virus o cómo funciona un servidor. Si el lector sabe del tema, se sentirá ofendido y revoleará la novela por la ventana. Si no es muy pesada, quizás no mate a nadie. Perder la verosimilitud implica que el lector se da cuenta de que la historia es una invención. Y cuando leemos necesitamos creernos lo que sucede por unas horas. Forma parte de un pacto. Esto explica que algunas personas se terminan enamorando de un personaje.
Aprendo mucho con cada novela o tema que indago en la previa antes de comenzar a escribir. Sobre todo cuando debo ponerme con cuestiones que desconozco. Ahora sé más sobre reciclaje, esclavitud, tanques de biogás, oled, cine noir, ropa del cuarenta. Para una persona curiosa como yo, un dato siempre me impulsa al siguiente, y al siguiente.
¿Cómo documentarse? ¿Con qué materiales? ¿Cómo registrar? Es de lo que hablaré en esta entrada y en la próxima.



Si bien cada momento de la escritura de la una novela lo planteo en etapas, la documentación abarca desde el inicio hasta el fin de todo el proceso. Constantemente buscamos información; ante cualquier duda, consultamos en Internet, en algún libro especializado. “¿Es así que un barco encalla?”, “¿Al final la música de este tipo ya existía en la década del cincuenta?”.
En esta documentación es conveniente armarse unas carpetas en la computadora o un cuaderno para registrar toda la información y tenerla a mano. Podemos registrarla en cuadros , mapas, diagramas, planos, listas. Además, en tanto buscamos, se nos disparan nuevas ideas, situaciones, escenas, que es beneficioso registrar. Esto sucede porque, en tanto investigamos sobre el tema que domina el personaje, construimos al personaje. Aprovecho este momento para armar las primeras fichas de cada uno de ellos.


Probé Evernote para acumular links, fotos y notas. Es una aplicación gratuita bastante útil. Pero me he decantado por usar un cuaderno y pegar de todo un poco. Además, me permite dibujar y lo puedo tener como objeto concreto, a mi lado, en tanto escribo. Necesito verlo, tocar los dibujos, mirar los gráficos. Sino, debo minimizar el archivo donde escribo y me desconcentra eso de abrir y cerrar aplicaciones, buscar otra cosa dentro de la computadora. Imprimir los archivos te hace perder dinero. Lo mejor, para mí, fue optar por escribir a mano. Puedo llevar ese cuaderno cuando salgo para un trámite y seguir registrando ideas.
Ya hablé de este cuaderno de novela que llamo “El cuaderno de (nombre del protagonista)”. No sé, pero siempre termino llamándolo de esta manera. Me gusta decorarlo acorde a la temática de la novela. Me provoca mucha ilusión y entusiasmo al comenzar con un nuevo proyecto.
        

También es posible consultar con expertos. Sería lo ideal, pero muchas veces no contamos con la posibilidad de que alguien lea el manuscrito. Podemos apelar a preguntar en foros especializados o pedir una entrevista a un profesional. Siempre contamos con la página de agradecimientos para menciona a quienes han colaborado con generosidad. Una de las páginas que frecuento es Quora. En ella, expertos, no siempre, responden a preguntas específicas. Es una comunidad bastante respetuosa. Puede optarse por el inglés o el español.
También se puede enviar un mail o averiguar en la universidad alguien que trabaje sobre el tema. Algunas temáticas serán complicadas de entender. Primero, lo mejor, es aprender al máximo por nuestra cuenta y luego acercarse a expertos con dudas puntuales.
“Escribe de los que sabes” es una frase que leí en varios lados y apunta a que uses el conocimiento de tu profesión o actividades que domines para otorgar verosimilitud a tu escrito, pero también para impulsarte a leer y a aprender. Difícilmente puedas escribir sobre el viaje de una nave espacial si no lees sobre astronomía y confundes una nova con una galaxia o con una satélite; encima, crees que se puede salir de la nave flotando y permanecer así durante días. Y el personaje sobrevive sin ningún problema con un tubo infinito de oxígeno.  Algunos consideran que escribir sobre lo que sabemos es escribir basándonos en nuestra profesión. John Williams escribió Stoner, el personaje y él son profesores universitarios de la misma ciudad. O George Stewart escribió La tierra permanece gracias a sus conocimientos de geografía. El protagonista de esta novela es geógrafo. Creo que lo bueno de escribir, al menos en mi caso, es apartarme de mi área de conocimiento. Me aburriría escribir sobre mi profesión. Prefiero fantasear sobre otros mundos posibles, otras actividades y situaciones que nunca viví. Como dicen: “Escribir es vivir varias vidas”. Entonces, siempre debes estar atento a lo que no sabes para aprender y dotar a tus textos de verosimilitud.
Una buena idea es pasar el manuscrito a un lector que pueda corregir los detalles técnicos. Así me pasó que alguien me dijo que en el año cuarenta no había televisión en los hogares. Se me pasó. Errar es de humanos.




No solo posees bibliotecas, libros. Las películas y los documentales son una buena fuente de documentación. Te ayudarán a pensar en las escenas, se te ocurrirán nuevas, hasta los diálogos, y continuarás desarrollando, mientras tanto, a los personajes. Si vas a escribir sobre el viaje espacial, tienes muchas series que ya son clásicos. Dibuja lo que ves: los instrumentos de la nave, la forma de la nave, un detalle que te puede servir.
         Además, es conveniente pasearse por base de datos de libros publicados, por ejemplo, en Goodreads. Allí encontrarás otras obras que tratan sobre tu mismo tema. Si deseas escribir sobre zombies, ya hay muchas novelas; quizás sea interesante que leas algunas para hallar otra manera de contar sobre la misma situación: la invasión zombie. Recuerdo que cuando comencé a escribir una de mis novelas, descubrí que había otras que hablaban sobre colonias subterráneas, por lo tanto, giré mi argumento hacia la construcción de un nuevo lenguaje para aquellos que viven bajo tierra y que nunca vieron el afuera, la forma en que se reconstruyen los recuerdos y cómo cambia la memoria de una generación a otra.
Es común que todas esas producciones que giran en torno al mismo tema compartan ciertos detalles: la falta de comida en la invasión zombie, el combate contra los zombies, la decadencia de las construcciones. ¿Qué más puedo decir?  ¿En qué aspecto puedo concentrarme? No es plagio compartir este marco común, ya que forma parte de la fantasía social relativa a cierto aspecto, tal cual sucede con los vampiros. Si pensamos en “vampiros”, se nos viene un castillo, sangre, palidez, noche. A todos nos pasa lo mismo porque se ha instalado en la mente social, por llamarla de alguna manera, es un acervo común de representaciones. Una de los primeros obstáculos en la invasión zombie es conseguir la comida. A la mayoría de los escritores del tema han pensando lo mismo, ya que también es una cuestión lógica.


Para concluir, hay que documentarse siempre al escribir una novela. Dispones de libros, documentales, series, películas, foros, Internet y millones de páginas sobre la temática. Organízate en el acopio de esa información para que luego puedas acceder y no sume caos al proceso creativo.
En caso de no poder acceder a un detalle preciso, reescribe la escena y quita esa información. Quizás no sea fundamental para la historia y bien puedes pecar de no decir antes que decir cualquier banana. Puedes hacer dudar al personaje o que diga que de eso no piensa hablar. Todo dependerá de la situación y del conflicto principal . Incluso, si es un personaje pedante que cree saberlo todo, puede equivocarse. ¿Por qué no? ¿No sucede en la vida real? Los argentinos lo llamamos “mandar fruta”. “¡Qué manera de mandar fruta!”.

En esta etapa suelo recopilar frases que podría utilizar como epígrafe. Me sucede que leo y me dijo que de esto se trata mi novela. Un epígrafe funciona también como un camino de lectura que uno muestra al lector, una luz que ilumina determinado aspecto de toda la trama. Por eso me gusta usar estas frases disparadoras. También las uso para agradecer porque uno es lo que es gracias a los demás ya que somos seres sociales.

Un error que cometí es dejarme abrumar por la cantidad de información sobre un tema que no domino. Para salvar este problema, me sirvió delinear las escenas en las cuales ese conocimiento debía aparecer. Quizás el protagonista es electricista y solo necesite empalmar un cable y yo me estaba complicando con el funcionamiento de los circuitos eléctricos. Si nos dejamos aplastar por tantos datos, lo más probable es que el proyecto de novela termine en un cajón. Dominar un área de conocimiento demanda unos cuatro años, como mínimo, pero nosotros disponemos de unos pocos meses. Por lo tanto, lo mejor es no malgastar energías recopilando miles de datos que no usaremos.
Tampoco hay que descartar escribir sobre un suceso que aconteció cerca de tu casa o en tu barrio para poder visitar los lugares. Y si tienes posibilidades, viajar, hablar con las personas sobre lo que vivieron. Después hay que convertirlo en ficción.

Y por último, Internet es maravilloso, pero cualquiera escribe de cualquier tema. Incluso, no todo el que firma es quien escribe el texto, por más que diga que sí. Existen escritores freelance que venden sus textos para que otros se lleven la autoría. Hace tiempo en un video un experto en marketing se jactaba de que “su” libro mejor vendido lo había comprado y no era de él. Con esto quiero decir que hay que cotejar lo que uno consulta, comparar la información en varias fuentes.



Besos y buena escritura

2 comentarios:

  1. Buenos días
    llego desde la iniciativa Seamos Seguidores, espero verte por mi blog Nomáscuentosdeprincesas
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dalia. Ya me paso por tu blog. Gracias!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...