jueves, mayo 03, 2018

Autopublica tu novela #11 (Escribir)



CONSTRUIR PERSONAJES




Uno de los asuntos más importantes de toda historia es construir personajes creíbles. Los personajes son las personas que habitan tu mundo ficcional. Entonces, debemos pensar en cómo son las personas en la vida real. Y estas personas son complejas: desean una cosa, creen en otra, sueñan en otra, mienten en otra, dicen otra cosa, dicen otra cosa con X persona. Cada ser humano habita infinidad de mundos: los mundos explícitos de las palabras dichas, el mundo de sus sueños y deseos personales que rara vez comparten con los demás, lo que hicieron y no dicen, lo que hacen. Es decir, habitamos en múltiples planos discursivos. A veces se puede intuir lo que alguien piensa y no dice por los gestos de desagrado, por alguna acción.
Entonces, los personajes que son cien por ciento malignos no son creíbles. Por otra parte, los que son cien por ciento buenos, tampoco. Es poco probable que a una persona le salga todo bien o todo mal. Cuando creamos personajes tenemos que conocer cómo son las personas y existen hasta disciplinas científicas que nos pueden ayudar.
A continuación voy a hablar de esas herramientas para usar. Luego, sobre los errores a evitar.




HERRAMIENTAS

1.Psicología. Si queremos meternos en la mente de un asesino serial podemos leer información en un libro de psicología criminal o psiquiatría forense. Podemos indagar sobre cómo suele ser la infancia de un "asesino", sobre aspectos fisiológicos, si los hubiera, sobre la pulsión sádica. Es más, si tenemos una universidad que enseñe psicología en mi ciudad, puedo acercarme a una clase en una materia que hable sobre el tema. Hasta contactarme con estudiantes que puedan orientarme en búsqueda de bibliografía. Incluso, existen foros especializados. 

2.Astrología. También podemos otorgarle una fecha de nacimiento a nuestro personaje y construirlo según el signo del zodíaco. Lo interesante de los signos es que siempre informan sobre defectos, virtudes y adelantan sucesos que impactarán en la vida de una persona. Si bien no digo que se tome todo por completo, puede usarse como base para construir el personaje. Por ejemplo, los de aries son impulsivos pero leales, no toleran la mediocridad ni la falsedad. 

3.La vida misma. Podemos pensar en alguna persona que conocimos en el pasado. ¿Cuál era su fortaleza? ¿Qué aspectos de esta persona me sacaban de quicio? Pero  no me parece creativo trasladar a esta persona a la novela porque nos condicionará lo que escribamos. Para evitar esto, debemos ficcionalizar al personaje, crearlo como tal hasta alejarlo del modelo de la persona real que seleccionamos.

4.Entrevistas. Muchas entrevistas nos ayudarán a meternos en la cabeza de ciertos profesionales. Por ejemplo, si nuestra novela trata sobre un fotógrafo, podemos leer entrevistas y ver documentales. Esto fue lo que hice para mi novela “Tres maneras de calzar un zapato prestado”.

5.Test de personalidad. Los he usado bastante para hacerle responder al personaje y luego usar de disparador el perfil seleccionado. Ayuda bastante porque suelen describir virtudes y defectos. 





ERRORES MÁS COMUNES EN LA CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES


1.Mary Sue. Suele ser el alter ego del autor. El personaje termina pareciéndose al autor en su estado de idealización. Al estar idealizado, a la Mary todo le sale bien. El universo confabula para que las cosas le funcionen a la perfección. Termina en una avión que se viene en picada, y Mary Sue sabe pilotearlo y todo. Encima, mejor que un piloto. Encima, lo deja perfecto sobre una ladera de montaña y sin un muerto. Encima, le ofrecen el trabajo de piloto de la mejor compañía aérea. Encima, ella está desempleada pero lo rechaza porque dice que pilotear le aburre muchísimo.

2.Personajes planos. Sin mezcla de aspectos positivos y negativos como defectos y virtudes. Son los buenorros que jamás hacen nada o piensan nada relativo a la maldad como si hubieran sido hechizados. O los villanos malévolos por completo. Entre estos dos tipos de personajes, por lo general, los villanos terminan siendo adorados, pero los buenorros no hay quien los soporte. ¿Da para un análisis sociológico? ¿Por qué nos gustan los villanos y detestamos a los bonachones? 

3.Estereotipos. Por lo general, cuando se comienza a pensar en una historia, lo primero que aparecen son los personajes estereotipados. Por eso, cuando pienso en un personaje, luego lo desarmo, lo pienso en contrario. Por ejemplo, el ama de casa sojuzgada, el ama de casa liberada.
Hace poco leí un libro cuyos personajes eran todos estereotipos: la trans que se viste estrafalario y solo piensa en el sexo, la mujer de clase media que posee una visión romántica e ingenua hacia la pobreza, la esclava sexual paraguaya, el policía corrupto.
Pensemos en otros estereotipos a evitar:
-El hombre machista y violento
-La mujer víctima y sojuzgada
-El niño travieso
-El policía narco
-La abuelita dulce
-El anciano que es consejero
-El adolescente rebelde

¿Y si la líder de la una banda de ladrones en lugar de ser esa mujer despampanante (estereotipo) o hombre interesante y musculoso (estereotipo) es una abuelita que cuenta cuentos a los niños del hospital?

4.El sabio. Son esos personajes que dominan un arte en una semana. Por ejemplo, viaja a Noruega y en una semana ya se entiende con todo el mundo. Las destrezas llevan tiempo hasta su dominio. Se puede calcular que demanda unos cinco a diez años o más.  Creo que este es el error que más encuentro en las novelas:
-El personaje encuentra un arma y aprende a disparar solo en un segundo.
-El personaje debe golpear como Rambo y aprende en una semana (Serie Divergente)

5.Cenicienta o Ceniciento. Aquellos que tienen un hada madrina invisible que les aporta dinero. Por ejemplo, ella está desempleada pero decide viajar para olvidarse que es pobre y termina en Hawai bailando en una mansión que alquiló. Otro de los errores más comunes. Los he visto mucho en las películas y series. 

6.El tontarrón. Esos personajes víctimas que encuentra en su camino a los consejeros que le abren los ojos y le ayudan a cambiar. Este error es uno de mis favoritos. Siempre termino borrando en algunas de mis novelas al consejero filosófico. Por dios, qué espanto cuando luego de unos meses leo mi manuscrito y aparece el abuelito filosófico. Lo que hice, en una novela que justo estoy escribiendo, es volverlo alcohólico y que dice cualquier cosa. Pobre hombre, la vida de un personaje es así. 

7.Los modelos tops. Ella es curvilínea, de senos turgentes, caderas redondas, cinturita de avispa y no hay hombre que se resista (acabo de escribir una sarta de clichés de aquellos). Él es musculoso, camisita pegada al cuerpo que deja entrever sus brazos gruesos y fuertes, ojos verdes, cabello con rulos, barbita (están de moda los hippster y ahora las mujeres miramos con "cariño" a los barbudos), perfume importado, brillo picarón en los ojos (otra hilacha de lugares comunes). Sus amigos, son todos iguales. Bien podrían abrir una agencia de modelo que les iría fantástico. Y les suele ir fantástico. ¿Por qué nos salen así los personajes? Porque la belleza es sinónimo de éxito en nuestra sociedad. 
Estos son muy comunes en las historias románticas. 



FICHAS DE PERSONAJES
Ya sean en formato de fichas con nombre, edad y datos del personaje, o unas páginas con descripción del mismo, son útiles para construir el personaje y tener a mano información del mismo cuando comenzamos a escribir. Me suele pasar que luego me olvido del nombre, o el personaje era morocho y terminó siendo rubio porque fui construyendo al personaje en tanto escribía. Cuestión que siempre sucede porque ponemos en acción a ese personaje, pero tenemos que ser coherentes y si cambia que sea porque es la intención, y no porque es un error.
Incluso, me ayudo con alguna foto de un actor o modelo o alguien que encontré por google, así no me olvido de sus rasgos principales. 

Otra manera de construir es testear un personaje, ponerlo en acción. Podemos creer que conocemos a una persona, pero recién conoceremos sus valores cuando los tenga que usar en un suceso concreto. Entonces, piensa en una escena donde aparece el personaje. Da lo mismo que sea en el cine, en el supermercado, en su casa o un fin de semana. Colócalo en una serie de situaciones para que reaccione y actúe. Así irás conociendo qué hará cuando en esas vacaciones llovió todo el día, o alguien le robó la cartera. O simplemente, describe un día en la vida de ese personaje, somételo a entrevista.


Para concluir, la creación de personaje debe ser coherente con la historia que se quiera contar, dónde sucede, cuándo. Estos aspectos llevarán a elegir a ciertos personajes protagonistas y dejar a otros de lado. Debemos tomarnos el tiempo y cambiar si es necesario a ese protagonista hasta hacerlo lo más real posible.

Besos y buena escritura...






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...