domingo, diciembre 13, 2015

Pedro Páramo (Mi lectura)


Pedro Páramo
Juan Rulfo
Año 2005
Editorial RM
136 páginas

Isbn 9788493442606 

 Un joven en busca de su padre perdido, un pueblo fantasma y un sin fin de personajes misteriosos y enigmáticos. Esta es la historia de Pedro Páramo, creada por el novelista y cuentista mexicano Juan Rulfo, quien nos presenta en esta intrigante novela ese sabor que caracteriza a los literatos latinos e hispanos: la pasión dramática. Esta apasionante historia nos relata la búsqueda de un muchacho por su padre, quien es el mismísimo Pedro Páramo. Y más que una búsqueda por un padre al cual nunca había visto, Juan Preciado, el muchacho que se aventura a la penumbra de un destino fatal, es la búsqueda prometida a la muerte de su madre, del regreso de aquello que le fue arrebatado, es decir, el cobro hacia su padre por haberles abandonado.

  
La novela fue publicada en 1955 y es la primera novela de Juan Rulfo. Se puede inscribir en la corriente del realismo mágico. Según cuenta el autor, fue escrita en tan solo cinco meses. Considerada una gran obra por autores como Borges y traducida a varios idiomas. Ha sido llevada al cine por Carlos Velo en el año 1967.

  



Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría; pues ella estaba por morirse y yo en plan de prometerlo todo. «No dejes de ir a visitarlo —me recomendó—. Se llama de otro modo y de este otro. Estoy segura de que le dará gusto conocerte». Entonces no pude hacer otra cosa sino decirle que así lo haría, y de tanto decírselo se lo seguí diciendo aun después que a mis manos les costó trabajo zafarse de sus manos muertas.
Todavía antes me había dicho:
—No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me dio… El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro.
—Así lo haré, madre.
Pero no pensé cumplir mi promesa. Hasta que ahora pronto comencé a llenarme de sueños, a darle vuelo a las ilusiones. Y de este modo se me fue formando un mundo alrededor de la esperanza que era aquel señor llamado Pedro Páramo, el marido de mi madre. Por eso vine a Comala.






Tenía pendiente desde hacía años la lectura de este libro. Me decidí a leerlo para indagar cómo se alternaban distintas voces.
         Me atrapó desde la primera página con su manera poética de narrar sobre los acontecimientos y esa multitud de voces misteriosas. Lo leí en un día. Poco a poco me fui sumergiendo en una melancolía, en un murmullo de voces que reclaman desde su tristeza. Es un libro que habla de la vida, de la fragilidad y de las acciones encadenadas, donde jamás estamos solos ya que con nuestro proceder atamos nuestra existencia a la de los demás.

No voy a explayarme mucho en la trama porque contaría demasiado y podría arruinar una lectura. Solo diré que comienza con una promesa, la de un hijo que viaja a Comala para buscar a su padre, Pedro Páramo. Juan Preciado le prometió a su madre, Dolores Preciado, que visitaría a su padre para reclamarle lo que era suyo, suponemos que la herencia. Durante la lectura, vamos reconstruyendo lo sucedido en el pueblo, conociendo a sus habitantes en ese viaje mediante fragmentos que constituyen infinidad de voces unidas por un punto en común.
         Hay presencias constantes como los susurros, el viento  y la lluvia.


La lluvia amortigua los ruidos. Se sigue oyendo aún después de todo, granizando sus gotas, hilvanando el hilo de la vida.



Me encantó la forma como  el autor ha trabajado estos cambios de voces, alternando entre primera persona y tercera persona, incluyendo diálogos, discursos, recuerdos. Al leer sentía que estaba armando un rompecabezas que iba cobrando sentido página a página. Al comienzo eran escenas sueltas que me confundieron pero luego pegaba esa escena con otra y pronto entendía las anteriores. Es una lectura en tirabuzón donde uno va hacia atrás, amplía lo leído y sigue.  Así fue la lectura, sosteniendo piezas para ir armando la historia de un pueblo bajo el liderazgo y tiranía de un patrón: Pedro Páramo.



Hay varias técnicas narrativas. Una de las que más me interesó fue la multiperspectiva por la riqueza que ofrece. El tiempo lineal aparece abolido y es un tiempo inserto en la memoria, con sus reglas de desorden y de saltos por proximidad. Así es posible hablar de una persona cuando era niña y conoció a otra, luego de esa otra persona treinta años después cuando conoció a una tercera, para hablar de esta tercera cuando se suicidó luego de conocer a su marido, y luego el marido conociendo a la esposa años atrás.  Los fragmentos que, parecen a primera vista desordenados, están enlazados, se solapan como cuando tenemos tiempo para pensar y vamos y venimos en nuestros recuerdos que rompen nuestra existencia lineal. Cuando leía, me parecía escuchar esos murmullos como si también estuviera sentada en un rincón de Comala.
                 


LA OBRA HABLA DE

-La vida en un pueblo y el poder de los patrones
-La influencia de las personas, tanto para bien como para mal, hacia los demás, a punto de poder cambiar las vidas.
-La fragilidad de la vida
-Aquellos sucesos que marcan a las personas para siempre
-Las relaciones humanas y la necesidad de vincularnos con otros de manera que afectamos a los demás
-Los poderosos y los desposeídos, las desigualdades sociales
-La tristeza y el rencor
-La búsqueda de la salvación




EL AUTOR HA DICHO SOBRE PEDRO PÁRAMO

Pues en primer lugar, fue una búsqueda de estilo. Tenía yo los personajes y el ambiente. Estaba familiarizado con esa región del país, donde había pasado la infancia, y tenía muy ahondadas esas situaciones. Pero no encontraba un modo de expresarlas. Entonces simplemente lo intenté hacer con el lenguaje que yo había oído de mi gente, de la gente de mi pueblo. Había hecho otros intentos -de tipo lingüístico- que habían fracasado porque me resultaban poco académicos y más o menos falsos. Eran incomprensibles en el contexto del ambiente donde yo me había desarrollado. Entonces el sistema aplicado finalmente, primero en los cuentos, después en la novela, fue utilizar el lenguaje del pueblo, el lenguaje hablado que yo había oído de mis mayores, y que sigue vivo hasta hoy.


Creo que no es una novela de lectura fácil. Sobre todo intenté sugerir ciertos aspectos, no darlos. Quise cerrar los capítulos de una manera total. Se trata de una novela en que el personaje central es el pueblo. Hay que notar que algunos críticos toman como personaje central a Pedro Páramo. En realidad es el pueblo.



No hay páginas allí que tengan que ver con mi persona ni con mi familia. No utilizo nunca la autobiografía directa. No es porque yo tenga algo en contra de ese modo novelístico. Es simplemente porque los personajes conocidos no me dan la realidad que necesito, y que me dan los personajes imaginados.



CONCLUSIÓN

Es una novela corta, de ágil lectura, plagada de voces y de nostalgia. Es ideal para leer en los días de lluvia.  Cierro esta entrada con un fragmento. Más abajo dejo algunas cosas más sobre mi lectura pero contiene spoilers por eso lo separo de esta parte.


Nada puede durar tanto, no existe ningún recuerdo por intenso que sea que no se apague.

 SPOILER
(Subrayar para leer ya que le letra está en blanco)

Juan cumple lo que le promete a su madre, buscar al padre pero como se entera que su padre ha muerto, entra al mundo de las almas, se sumerge en el murmullo. Debe morir para hallarlo y lo halla, su voz se suma al murmullo general en ese pueblo ya abandonado, un pueblo fantasma que el mismo Pedro Páramo dejó morir por venganza. Los muertos aún habitan, arrastran la culpa, sus arrepentimientos tardíos, en ese purgatorio donde hay lluvia y viento. Los animales también han muerto y pasan aún en ese umbral entre la vida y la muerte.
         Al encontrar al padre encuentra a todas las almas que se han encadenado a Pedro Páramo, quien con el poder que ejerció sobre el pueblo aún muertos permanecen bajo su dominio. El autor no confunde, según me pareció, ya que dice en las primeras páginas que han muerto y ese es el purgatorio. Comala es el pueblo de los fantasmas, el tránsito entre lo vivo y lo muerto.
 Fin del spoiler

Fuente de las fotos: Instituto Cultural de León / elpais com





2 comentarios:

  1. Hola :)
    Quiero leer este libro desde hace un tiempo! Este año pude leer algunas obras que pertenecen al realismo mágico.
    Me encanta la ruptura con el plano temporal, como se puede leer en muchos cuentos de Cortázar.
    Espero poder leerlo ya para el año que viene. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Karen. La verdad que este libro es una joya. A mí también me gusta mucho cuando el autor apela a la ruptura temporal. Es más interesante de leer ya que es como armar un rompecabezas. Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...