jueves, abril 01, 2021

Un hombre: Klaus Klump de G. M. Tavares

 

Gonçalo M. Tavares, Un hombre: Klaus Klump,
Hola, ¿cómo han estado? Por aquí, como todos en el mundo, entre el encierro y el trabajo agotador. Leí poco, pero estos días extrañé mucho el espacio del blog y de leer sus espacios también, así que traigo una de mis últimas lecturas.

 

Leer la novela de Gonçalo M. Tavares, Un hombre: Klaus Klump, fue una hermosa experiencia con la palabra. Es una novela que pertenece a una serie, aunque se lee por separado. Pertenecen a la serie: La máquina de Joseph Walser, Jerusalén y Aprender a rezar en la era de la técnica.

La novela trata de la llegada de la guerra a una ciudad pequeña. Lo primero que aparecen son los tanques. Joahan y Klaus son amantes. Joahan vive con su madre que padece de algún problema mental. Luego, van apareciendo otros personajes: una mujer que vive también con su hermano y su madre, algunos soldados, un dueño de una tienda de instrumentos musicales, y otros.

Se instala la guerra, y es uno de esos momentos cuando se descubren a las personas en sus valores, más allá de lo que siempre han dicho sobre sí mismos. Se los ve actuar ante la necesidad y el asombro de las bombas. Se descubre a los vecinos, a sus padres. Lo triste de la guerra también es darse cuenta de que uno no conocía a los demás, o lo que conocía de los demás era toda esa apariencia civilizatoria.

La ciudad podría ser cualquiera. Solo se menciona que hay fábricas y que hay familias poderosas que pueden pasar a través de la guerra sin mucho sufrimiento. Y también están los pobres y los niños, que son los que más sufren. A pesar de que no se menciona ni tiempo ni lugar, me pareció que estaba hablando de la época de la Segunda o la Primera Guerra Mundial porque no aparecen ciertos adelantos tecnológicos.

El protagonista, Klaus Klump, es editor y trabaja en una imprenta. Es un hombre alto, proveniente de una familia rica, se opone a la guerra. Es un hombre de una personalidad extraña, al menos me pareció.

Lo más destacable de la novela es la escritura. El estilo del autor en esta novela es de una prosa trabajada como un poema. El tiempo presente en que discurre también nos acerca a la poesía, así como el trabajo palabra por palabra, hasta que resta una prosa muy pulida y original. El tema con este tipo de obras es que son cortas porque es complicado sostener este tipo de prosa en mil páginas. Por lo tanto, no hay un gran desarrollo de los personajes y de los sucesos. Trabaja sobre lo no dicho. Ya sabemos lo que sucede en las  guerras. Eso no lo dice, lo da por sabido.

 

Pasó por la enfermería. Intentó mirar hacia dentro con atención. Por la noche los instrumentos que curan tienen los mismos contornos que los instrumentos que matan. Solo muy de cerca se advierte que cierta hoja cortante pertenece al mundo bueno de los objetos, si es que tal cosa existe. La técnica y la forma de cada cosa no son elementos con los que se pueda trabar amistad tranquilamente. Una hoja cortante tiene la maldad que posee su velocidad. Todo se reduce a una cuestión de velocidad, de aceleraciones. La hoja buena, si entra rápidamente, causará estragos en el cuerpo.

 

Una parte me pareció interesante para comprender la forma en que construye su escritura. “Las manos en los bolsillos de Klaus”. No dijo que Klaus tenía las manos en los bolsillos. Esa fragmentación le permite concentrarse en algo que pasa desapercibido. Entonces, mira las manos en los bolsillos y comienza una mirada poética. Manos que son como muñones; manos, entre manos cortadas y no cortadas; manos de un cuerpo que no lucha.

También me gustó la musicalidad de la obra mediante repeticiones de palabras o de frases. Justo terminé de leer otro autor que hace un juego similar: Thomas Bernhard.

 

Los tanques entraban en la ciudad. El sonido militar entraba en la ciudad y la música tranquila se escondía en la ciudad. En la calle, alguien intentaba furiosamente vender los diarios. Los tanques entraban en la ciudad, las noticias se aceleraban sobre el papel.

 

Mira el frío, la tormenta allá fuera.

 

En la novela la naturaleza es protagonista, una piedra, las manos, los labios, el vidrio. El ojo del narrador salta de detalle en detalle y te muestra una experiencia única, con una mirada reflexiva sobre los sucesos y las acciones.

Como aspecto negativo puedo mencionar la imagen de la mujer. Me hubiera gustado un personaje de una mujer que no sea un estereotipo: la madre abnegada, la miedosa que es violada, la mujer fuerte que busca un marido poderoso, la prostituta.

Algunas críticas negativas de otros lectores apuntan a que no entendieron la novela. Creo que aquellos que gustan de la poesía van a disfrutar esta obra. Aquellos que esperan una novela sobre la guerra y sus personajes, una novela con mucho desarrollo, sentirán que algo falta.

 

 CONCLUSIÓN

Leer esta obra fue una experiencia lectora única. Entre prosa poética y reflexión filosófica, nos cuenta la historia de una ciudad alterada por la llegada de la guerra. Cada uno busca sobrevivir, incluso los perros.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Acabo de dar con tu blog y me quedo por aquí.
    No conocía el libro pero me alegra mucho que te haya gustado.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ahora tengo muchas ganas de leerlo, parece algo especial ❤

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!
Si el comentario incluye un spoiler, recomiendo que lo digan así quien no lo leyó no se entera de algo importante. Acepto críticas constructivas solo a mi mail. La exposición pública es violencia.
Besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...