domingo, octubre 30, 2016

Tras los pasos de Rilke

Como siempre me gusta, busco imágenes de los lugares que se mencionan en el texto para conocer más de este precioso planeta. 

Rilke


Castillo de Duino


El castillo de Duino, lugar donde Rilke recibió la inspiración para escribir las elegías que llevan su nombre, está ubicado en la costa de la provincia de Trieste, Italia.

Castillo de Duino


         Se llega por una calle empinada, con construcciones coloridas y bastante pegadas unas de otras. La calle se llama Vía de Duino.

Castillo de Duino


Castillo de Duino


Castillo de Duino





         El castillo en realidad son dos construcciones: una del siglo X, ya en ruinas; otro, aún habitable y reciente.

Castillo de Duino

         Rilke  fue invitado por Marie von Thurn al castillo en 1910. Por entonces era ya un poeta conocido en el círculo de artistas e intelectuales, había sido secretario de Rodin. Había conocido al escultor en 1902. 
         Asomado en una terraza con vista al mar escuchó esa voz poética que le susurró los primeros versos: "¿Quién, si yo gritase, me oiría desde los coros celestiales?". ¿Misterio de la creación poética? ¿Guía espiritual? ¿Un ángel? Me gusta creer que un poco de todo eso.

 
Carta a Rodin
Carta de Rilke a Rodin


       
La leyenda de la Dama blanca alude a una gigantesca roca blanca que se sumerge en el mar desde la parte más baja del castillo viejo. Visto desde lejos, parece que el castillo descansara sobre una falda enorme. Dicen que entre sus ruinas se pasea una mujer por las noches.
Si tuviera un buen salario, ya estaría viajando a Trieste. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...