miércoles, septiembre 27, 2017

Autopublica tu novela #2 (Escribir)

LA IDEAS LLEGAN Y SE CREAN

Autopublicar tu novela

Retomo lo anunciado en la entrada anterior sobre cómo generar ideas para tus escritos en estas entradas relativas al proceso de escribir una novela. En mi caso, a veces, las ideas llegan sin que las busque. Cuando no es así , debo comenzar a inventarlas. Al bloqueo se lo rompe con acción, con trabajo, con energía creativa. Cada uno desarrolla su propio ardid o técnica como parte del oficio.
            Las historias nos rodean: una charla que escuchamos en un café, una pelea que observo en tanto camino hacia el supermercado, una enfermedad que padecí, un viaje, mi fantasía acerca de ese viaje, aquello que no se mostró en una película.
            Aún así, algunas veces no se me cae ni una idea. ¿Cómo hago?





Me gustan mucho los retos de escritura ya que me proporcionan materiales e ideas. En tanto escribo una carta, invento una publicidad, quizás, aparezca un acontecimiento que podría ser el núcleo conflictivo para desarrollar una historia.
            También apelo al azar, a los ejercicios surrealistas. Son los primeros que hice y me encantaron: escribir oraciones con cinco palabras escogidas al azar, por ejemplo.

Tip. Registra de manera constante nuevas ideas ya que sucede como con los sueños, se nos pierden y las olvidamos.



            Para llegar a nuevas ideas, navego por Internet, busco fotos, noticias. Pienso en qué historia podría escribir a partir de esto. Una fotografía puede mostrar a un hombre sentado junto a un grupo social que no es el suyo. Tal es el caso de la siguiente fotografía:

Autopublica tu novela


¿Por qué ese hombre está allí? ¿Qué piensa? ¿Está a gusto o lo obligaron? ¿Quién lo obligó? ¿Qué pasó después de que le sacaran la fotografía? ¿Qué hicieron con él?

Ese hombre es un misionero cuya vocación fue impuesta por su padre. A raíz de sus malas acciones, de su rebeldía en la congregación religiosa, lo enviaron a misionar a un pueblo perdido en el Amazonas. Piensa en lo distinta que habría sido su vida si se hubiera casado. Piensa en las mujeres. Luego que tomaron la fotografía, se aísla junto al río porque desea a esas mujeres. Reza. Ellos no entienden el motivo de su soledad. Lo invitan a un banquete en su honor. Asiste. Siempre asiste con docilidad como si su vida fueran una serie de decisiones que los demás deben acordar.


            Como resultado, registro una posible historia para una novela. La tierra del fuegoSylvia Iparraguirre trata sobre las relaciones entre unos misioneros, los colonizadores ingleses y los pueblos originarios de la zona sur de América.


Incluso, utilizo para pensar nuevas ideas ese espacio en blanco y perdido en la espera del transporte público, en la fila para pagar un servicio en el banco, en tanto camino. Detesto perder horas y horas en nada, me digo, con todo lo que quiero hacer.
         Como estrategia, algunos escritores salen a caminar para descansar de la postura estática al escribir, pero también para generar ideas, para despejar la mente de los problemas cotidianos y dejarla libre para el proceso creativo.
            Muchas veces he dejado los platos a medio lavar para correr a mi cuaderno y registrar unas palabras.
            A veces creo que escribir es una actitud de 24 horas al día. Es un hábito como bañarse o ir a trabajar. Y mirar, observar siempre todo, hasta lo minúsculo y aquello que es invisible para los demás.


Otro ejercicio, muy usado en la docencia, es la lluvia de ideas. Consiste en escribir mediante asociaciones, sin detenerse en pensar ni en corregirse. El inicio puede ser una palabra o un tema. Suelo usarlo cuando quiero ampliar una temática, por ejemplo, el amor platónico.
            “Amor platónico”: imposible, Romeo y Julieta, amor no correspondido, amores en lejanía, lejanía de épocas, él vive en la antigüedad y ella en el presente, cartas anónimas, etc.
            En algún momento, surgirá una idea interesante que puedo expandir con otro método como redactar una sinopsis. Comparto una sin corregir, así como salió en primera instancia en una de mis novelas ya terminada:

Ella se hace pasar por una escritora de relatos eróticos en su intento por ser otra persona y conoce a un fotógrafo, con una forma de ser un tanto femenina, y se enamora de su belleza. Pero él no quiere parejas estables y acaba de terminar su relación con un hombre que cambió de género a mujer.

Ya hablaré de las sinopsis cuando llegue el momento, pero puedo adelantar que es una buena técnica porque me permite concentrarme en quiénes son los personajes, qué les sucede y cuándo. Y con esto engancho con otra propuesta: cuestionario.


En el cuestionario invento una serie de respuestas a las típicas preguntas.
1.¿Quién? ¿Quiénes? Lala (personaje principal, mujer, de unos 30 años, de una formación católica, con una familia asfixiante). Klei (se dice ser de género neutro, de unos 30 años, fotógrafo, liberado, excéntrico, algo agresivo).
2.¿Cuándo? Hace unos pocos años atrás, unos cinco. Contemporáneo.
3.¿Dónde? En Argentina, en la provincia de Buenos Aires. En una ciudad que conozco.
4.¿Qué sucede? Ella se enamora de él y hace lo imposible para que él acepte amarla por completo.
5.¿Obstáculos? El género diferente, las formas de ver el amor y las filosofías de vida, las ex y los ex de él, la inseguridad de ella.



En resumen, algunas técnicas que uso para generar ideas:

Autopublica tu novela



¿Cómo sé cuál de estas ideas son apropiadas para una novela? ¿Cómo elegir? No tengo una técnica que compartir. Lo que me mueve siempre es más el deseo de escribir sobre alguna temática o problema. Pienso que voy a estar con ese tema durante dos años, entre investigar, planificar la trama, hasta corregir y publicar. Voy a leer esa novela unas siete veces completa, como mínimo. Si el tema me angustia, tal es el asesinato de un niño, mejor ni escribirlo porque que viviré dentro de la cabeza del asesino desde un año a tres años. Si en cambio, el tema me apasiona, como una distopía, entonces tendré más posibilidades de terminar la obra y que no sea un dolor de cabeza. Si algo te produce malestar, tenderás a dejarlo. Y luego ese algo contagiará al resto. Escribir pasará a ser una tortura. Es así como luego leo sobre quien se ata a la silla o se premia con bombones para escribir, igual que el adiestramiento de un canino.


Espero que alguna de estas técnicas te sirva y recolectes muchas ideas. Luego tendrás tantas que te faltará tiempo para escribir todo lo que deseas. Pero aún no encontré la manera de vivir más de cien años para escribir todo. ¿Algún vampiro que me convierta en inmortal?

Besos y buena escritura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...