viernes, junio 09, 2017

Un chino en bicicleta de Ariel Magnus (Mi lectura)

La lectura de Un chino en bicicleta de Ariel Magnus forma parte de mi participación en un club de lectura de mi ciudad. Me encantan las obras de humor y esta me pareció muy entretenida e interesante por diversos motivos, entre ellos, se basa en el caso verídico de Fosforito, un inmigrante chino que incendió varias mueblerías en Buenos Aires por el año 2005; además, es posible leerla de manera antropológica ya que toda la obra es un desencuentro entre la mirada argentina y china.


Un chino en bicicleta Ariel Magnus

Un chino en bicicleta
Ariel Magnus
2015
Interzona
240 páginas

Un chino en bicicleta, inspirada en el caso del pirómano Fosforito, ganó el Premio de Novela “La otra orilla” en 2007, se publicó en España y en América Latina y fue traducida a seis idiomas.






MI LECTURA

La novela se basa en el caso del pirómano, como comenté, que incendió unos once comercios durante el año 2015. El hombre de 25 años e inmigrante de china, Li Quinz Hong, andaba en una “bicicleta roja (…) llevaba una botella plástica con dos litros de nafta, fósforos, una pistola, dos cuchillos y una piedra”, como se lee en la noticia aparecida en el periódico La Nación.  Posteriormente, siguiendo el mismo periódico, fue internado en un hospital psiquiátrico, El Borda. Además, aparecen otros sucesos en la novela como la huelga de hambre, sus diagnósticos médicos.
            Me llamó mucho la atención que apelara a integrar nombres reales en su obra, tanto a  Li como Alfredo Caseros y Lito Ming, entre otros. Y mucho más por el tono de humor que plasma toda la obra. También se menciona a la banda Los tintoreros que busqué en youtube ya que la desconocía.


            Desde este toque cómico, la mirada contrapuesta entre personas de mundos distintos, el autor realiza una crítica al sistema de seguridad y judicial, el tránsito que realizan los detenidos desde una celda en una cárcel a un encierro en un hospital neuropisquiátricos y a la estigmatización del otro.

….pensaba que no todo está perdido para el mundo occidental mientras dos personas se puedan poner de acuerdo para declarar insana a una tercera.


…los rockeros lo mismo que los políticos cuántas más incoherencias dicen tanto más son adorados por las masas.


            En la novela se reproducen los estigmas y los estereotipos tal cual se escuchan, sin filtro y adaptando la escritura al habla.

…callate chino puto o te hacemos comunismo en el ano.


            Li o Fosforito, secuestra al protagonista, Ramiro Palestra, para que lo ayude tras haber sido acusado de incendiar varios comercios. Ramiro es especialista en informática y porteño, será quien se integre a la familia de Li, a sus ritos y formas de vida muy diferente a la suya, sucediéndose una serie de confusiones y de resignificaciones hasta de situaciones concretas como pelar una gallina. Las miradas se cruzan y él también es observado desde los prejuicios de los chinos. Nadie está libre de ellos. Son juicios previos que hemos aprendido durante nuestra vida. Y en este diálogo entre los personajes, podemos leer lo que piensan unos de otros.
            Según Juan Crasci, la novela fue en sus inicios un ensayo sobre la inmigración china pero al carecer de interés editorial, el autor la transformó en ficción. Se entiende, de esta manera, la investigación de fondo sobre los ritos y formas de vida, siendo el caso de Fosforito un puntapié para narrar ya que no es el fuerte de la novela indagar sobre este caso delictivo.
            Por momentos, la historia se me tornaba bastante surrealista. No paraba de pensar sobre la imaginación desbordante que tiene el autor. Desconozco si lectores no argentinos entienden este tipo de humor con tantas referencias a nuestras costumbres. Creo que será difícil de seguir el hilo a algunas propuestas, sobre todo porque adapta el habla a la escritura. Por mi parte, me reí con muchas costumbres bien argentas como comer en restaurantes chinos de tenedores libres. Me resultó graciosa la parte donde habla de los nombres de los restaurantes, en este caso, en “Todos contentos” donde pagan a dos chinos para que coman en el restaurante como medio de promoción. O la descripción del manga “argenchino”.

La esvástica es una perfecta muestra de lo que pasa cuando los occidentales importan elementos orientales. Fijate que les dimos la esvástica y qué nos devolvieron, el nazismo.

También me llamó la atención la mención del apellido que le pusieron a Li: “Nochi”, que es “chino” al revés. Quizás en alusión a como los argentinos llaman despectivamente a todos los orientales: “ponja”, “Japón” al revés.
            El único aspecto negativo es el ritmo que se torna muy lento hacia la mitad de la obra donde parece que siempre gira sobre lo mismo.


TRAS LOS PASOS DE FOSFORITO (reto)

Ahora me dieron ganas de conocer un poco más el barrio chino de Belgrano, así que seguro que en mis vacaciones o un fin de semana aprovecharé para recorrerlo. Por ahora, investigué un poquito en StreetView. El barrio chino creció a raíz de una oleada migratoria en la década del 80 de japoneses, chinos y taiwaneses. 

Un chino en bicicleta Ariel Magnus


El primer templo budista se levantó en el año 1988 sobre la calle Montañeses. “El arco de ingreso al Barrio Chino, elaborado en cemento y piedra, fue traído desarmado de China para ser ensamblado en el acceso de la calle Arribeños. Mide 11 metros de altura, tiene tres niveles de tejas y los extremos de los techos adornados con dragones; cada columna termina con un león de piedra tallado en la base” (Turismo Buenos Aires).

Un chino en bicicleta Ariel Magnus


Se mencionan varios lugares, entre ellos el incendio que Fosforito causó en Corrientes y Malabia.

Un chino en bicicleta Ariel Magnus



CONCLUSIÓN

Recomiendo su lectura para entender la forma en que dos grupos humanos se distancian, pero buscan puntos de encuentro. Además, me gustó el tipo de humor y la desbordante imaginación del autor que cuenta desde un niño que no podía putear en un los partidos de fútbol hasta la celebración del año nuevo chino.






4 comentarios:

  1. Holaaa
    No conocía el libro pero creo que no es mi estilo, así que lo dejaré pasar, igualmente muchas gracias por tu reseña, es genial descubrir obras que no sabíamos que existían
    un abrazo enorme ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada y comparto la curiosidad de descubrir autores y obras. Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    No sabia de la existencia de este libro pero veo cuanto lo disfrutaste, las imagenes estan preciosas y no se si me anime a leerlo porque no es la clase de lectura que deseo ahora pero ya veremos mas adelante.

    ¡Nos leemos! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, espero te animes y te guste su humor a lo argento. Besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...