martes, diciembre 20, 2016

Tiempo de silencio (Fragmentos)


Ciudad

"De este modo podremos llegar a comprender que un hombre es la imagen de una ciudad y una ciudad las vísceras puestas al revés de un hombre, que un hombre encuentra en su ciudad no sólo su determinación como persona y su razón de ser, sino también los impedimentos múltiples y los obstáculos invencibles que le impiden llegar a ser, que un hombre y una ciudad tienen relaciones que no se explican por las personas a las que el hombre ama, ni por las personas a las que el hombre hace sufrir, ni por las personas a las que el hombre explota ajetreadas a su alrededor introduciéndole pedazos de alimento en la boca, extendiéndole pedazos de tela sobre el cuerpo, depositándole artefactos de cuero en torno de sus pies, deslizándole caricias profesionales por la piel, mezclando ante su vista refinadas bebidas tras la barra luciente de un mostrador. Podremos comprender también que la ciudad piensa con su cerebro de mil cabezas repartidas en mil cuerpos aunque unidas por una misma voluntad de poder merced al cual los vendedores de petardos de grifa, los hampones de las puertas traseras de los conventos, los aprovechadores del puterío generoso, los empresarios de tiovivos sin motor eléctrico, los novilleros que se contratan solemnemente para las capeas de los pueblos del desierto circundante, los guardacoches, los recogepelotas de los clubs y los infinitos limpiabotas quedan incluidos en una esfera radiante, no lecorbusiera, sino radiante por sí misma, sin necesidad de esfuerzos de orden arquitectónico, radiante por el fulgor del sol y por el resplandor del orden tan graciosa y armónicamente mantenido que el número de delincuentes comunes desciende continuamente en su porcento anual según las más fidedignas estadísticas, que el hombre nunca está perdido porque para eso está la ciudad (para que el hombre no esté nunca perdido), que el hombre puede sufrir o morir pero no perderse en esta ciudad, cada uno de cuyos rincones es un recogeperdidos perfeccionado, donde el hombre no puede perderse aunque lo quiera porque mil, diez mil, cien mil pares de ojos lo clasifican y disponen, lo reconocen y abrazan, lo identifican y salvan, le permiten encontrarse cuando más perdido se creía en su lugar natural: en la cárcel, en el orfelinato, en la comisaría, en el manicomio, en el quirófano de urgencia, que el hombre —aquí— ya no es de pueblo, que ya no pareces de pueblo, hombre, que cualquiera diría que eres de pueblo y que más valía que nunca hubieras venido del pueblo porque eres como de pueblo, hombre".



Del libro de Martín Dos Santos, Tiempo de silencio

6 comentarios:

  1. Hola!!!
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, te sigo de vuelta :D
    no conocía el libro pero el fragmento es bonito :3
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Keren! Un fragmento muy interesante.
    Me paso a nominarte para el booktag 11 cosas sobre mi. Te dejo el enlace por si te interesa ;)
    http://phoenixretribution.blogspot.com.es/2016/12/booktag-6-11-cosas-sobre-mi.html

    Un beso guapa, nos leemos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Magalí, muchas gracias!!! Ya me paso. Besos

      Eliminar
  3. Que lindo fragmento que elegiste. Me gusto mucho.
    Felices fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Y que tengas un hermoso año. Besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...