lunes, noviembre 14, 2016

La soledad de los perdidos de L. M. Díez (Mi lectura)


La soledad de los perdidos

La soledad de los perdidos
Luis Mateo Díez
Año 2014
Alfaguara
584 páginas

  «Hay una ciudad por la que me muevo sin que pueda constatar mis pasos. No existe horario. La noche está incrustada en una suerte de eternidad que petrifica la niebla. Es una ciudad que pudo ser derruida no mucho después de su fundación y a nadie le interesó reconstruirla. Su antigüedad nada tiene que ver con el tiempo. Es como el peso originario de una mera desaparición. Ahora la niebla justifica una memoria extinguida.»Ambrosio Leda vive escondido desde hace quince años en Balma, la Ciudad de Sombra, donde la posguerra es un tiempo inmovilizado que mantiene a quienes la habitan apresados por la desgracia y el remordimiento. La Depuración decretada tras la Contienda le obligó a una huida de su hogar y le condenó a vagar por la ciudad, desde el oscurecer a la mañana, buscando la subsistencia. Sus noches están llenas de sucesos, encuentros y revelaciones que hacen tan sorprendente como arriesgada una travesía que es el espejo de su destino.Todo es posible entre la niebla y la negrura de esta ciudad desolada: requerimientos disparatados, aventuras misteriosas, voces que articulan conversaciones anónimas que parecen diluirse. La soledad de los perdidos es una incursión sonámbula y grotesca en la soledad y el extravío de quienes, tras la tragedia de un siglo trágico, se vieron arrojados al abismo de la historia.


ASÍ COMIENZA

La noche viene con la niebla y lo que Ambrosio Leda no acaba de decidir, cuando desde el Alto de Listán ve los grumos en la distancia, que se parece más a la profundidad que a la lejanía, es el sentido de sus primeros pasos. Una dirección acorde a lo que en Balma, la Ciudad de Sombra donde vino a esconderse hace ya quince años, llaman la orientación de la voluntad urbana.




Lectura




Es una de esas novelas que te enseña a escribir. Me llevó bastante tiempo terminarla porque requiere de un lector atento, de una lectura lenta, casi como si fuera un poema.
            En la novela, como expresa la sinopsis, Ambrosio Leda llega a Balma, la Ciudad de Sombra, una ciudad en ruinas, decadente, como un cuerpo moribundo. Huyó de su casa, desconocemos el motivo, quizás una excusa o sin hallar nunca la razón. La huida de alguien que siempre se sintió perdido.

   Las espinas forjaban la corona en la cabeza de la Ciudad de Sombra, si, como entendía Ambrosio Leda, la Ciudad no era otra cosa que un cuerpo derribado y con los brazos abiertos.    La cabeza reposada en el Norte con la inclinación y el peso de la nuca, sin que el rostro contuviera ninguna señal, ya que no existía gesto que diera la mínima identidad. La Ciudad de Sombra tenía borrada la mirada, lo que equivale a decir que los ojos se habían extinguido en la antigüedad de su destino.    De los brazos extendidos, la mano izquierda indicaba el Este, donde podía rozarse el distrito más extremo de la Condonación, y la mano derecha orientaba las avenidas y las vicisitudes urbanas del Oeste, con los distritos del Temblor y la Simiente. Hacia el Sur, las piernas juntas de la Ciudad de Sombra se estiraban como dos carreteras paralelas o una misma avenida escindida en dos direcciones. Los pies desnudos rezumaban un sudor frío en las Colominas o la fiebre del Ejido y la Manchuria.



guerra
De Bnpk y editado por mí


En su supervivencia, Ambrosio se cruza con otros habitantes, con otros dramas, todos con el mismo afán por vivir y resistir. A veces, son voces que resuenan en los rincones cuando el sufrimiento es el mismo, flotan como si hubieran restado como susurros adheridos en las paredes, un sufrimiento que se convierte en materia común. 

Siempre son voces anónimas que se esparcen con el requerimiento de los desaparecidos.

             
            Balma está fagocitada por la niebla que, cuando avanza, corre un velo de unanimidad sobre las cosas y las personas. Al leer se me aparecían las imágenes de Alepo tras los bombardeos.
La Ciudad de Sombra es la ciudad final, el último coletazo de la supervivencia, la ciudad como ente artificial contra la naturaleza, lo que ha restado luego de una guerra. No puedo decir qué llevó a Balma a ser lo que es. Me sorprendió mucho y me gustó ese detalle de sorpresa.


guerra
De Futurecity y editado por mí

            El único objetivo es vivir como acto de pervivencia, de continuar, sin más objetivo que llegar a otro día.
Me encantaron ciertas comparaciones.

…dormido al pie de la ventanilla que cubría la noche como una cortina de carbón…

El corazón es un trozo de metralla.

La bombilla colgada como el gesto mustio de un ahorcado que jamás pensó que le romperían el cuello.


conclusión



            Recomiendo la novela para leer una distopía diferente y para disfrutar de las palabras. Luego de la lectura, me restó una sensación de agobio ante una existencia entre la niebla y la sombra, casi en una ceguera, con rostros que aparecen y se esfuman, una existencia que es arrastre, un deambular sin ningún sentido. Y como dije, es una novela que te enseña a escribir. 





6 comentarios:

  1. Hola!!
    Muachas gracias por la reseña, lo tendré encuenta para más adelante
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola. Espero te guste tanto como a mí. Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me ha gustado tu blog y ya tienes una nueva seguidora ;) Me quedo por aquí y espero que puedas pasarte por mi blog y quedarte.
    Nos leemos. Kisses ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y ya me doy una vuelta por tu blog para leerte. Saludos!

      Eliminar
  3. ¡Hola! Parece interesante y amo las distopías ^^ gracias por tu reseña y darla a connocer^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te enganchara. Es un libro diferente a la distopía actual, muy poético. Saludos!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...