domingo, noviembre 06, 2016

La sala número 6 de Antón Chéjov (Fragmentos)

Chernobyl
Foto de Hoshino Ai


Las personas que, por razón del cargo, están diariamente cerca de los sufrimientos ajenos, acaban siendo tan insensibles, que, aun queriendo, no pueden tratar a sus clientes nada más que de una manera formalista. Así, inconscientemente, se vuelven crueles, como el carnicero, habituado a matar reses, no se percata de la sangre que derrama. En estas condiciones, condenar a un inocente, hacerlo arrestar, enviarlo al presidio, resulta bastante fácil, y todo es cuestión de contar con el tiempo indispensable para llenar las formalidades del caso... Aquí no hay medio de probar que se es inocente; no hay esperanza de que la verdad triunfe y se imponga. Además, en esta sociedad perversa y corrompida, que considera la violencia como una necesidad absoluta y que se indigna y subleva cuando los jueces pronuncian una sentencia absolutoria, ¿quién piensa en la justicia?


Fragmento de: La sala número 6 de Antón Chejov. 

2 comentarios:

  1. Me he quedado súper intrigada! voy a leer este libro pronto... me apunto a tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue lo primero que leí del autor y me gustó. Gracias por quedarte. Saludos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...