martes, julio 26, 2016

The Last Ship (Otras artes)




the last ship

The Last Ship es una serie norteamericana, de género post-apocalíptico,  que se estrenó en junio del año 2014 y ya avanza en su tercera temporada. Trata de una enfermedad  viral que diezmó a casi toda la población humana, pandemia, en tanto una embarcación norteamericana permanecía en el mar. De allí en adelante, serán los responsables de hallar una cura. En la historia se muestra la decadencia humana ante la escasez, los negocios detrás de la industria farmacéutica y las manipulaciones de los gobiernos.
         Estoy muy enganchada con la serie que tiene muy buen suspenso, sobre todo en las dos primeras temporadas. 


No obstante, para mi gusto, hay algunos aspectos que me han parecido desafortunados:
-El excesivo patriotismo norteamericano: creo que a estas alturas, se debiera aflojar un poco con la imagen sobredimensionada de la finalidad salvadora norteamericana, en tanto decrece la imagen de los estados restantes a meros espacios gobernados por narcos y terroristas.


-Apelar a mostrar a todos los enemigos, construidos como tales en los espacios de poder para favorecer la gobernabilidad y legitimar las decisiones bélicas. Aparecen los rusos, los árabes, los latinos, los orientales. Norteamérica es la única capaz de salvar a la humanidad y la única capacitada para manejar una situación extrema. Hay varias frases desacertadas sobre Guantánamo, por ejemplo, sobre Bin Laden, de manera que por momentos creí que la serie era producida por la fuerza militar o era una propaganda para que los jóvenes hagan cola para inscribirse en la marina.
-Invisibilidad del imperialismo. No hay crítica, en ningún momento de las situaciones de dominación. Los latinos son “brutos” y “narcos”, no se pueden gobernar. Estos discursos legitiman el imperialismo. Lo mismo les sucede a los chinos.
-Los locos están muy chalados; los villanos, muy malévolos y los buenos, demasiado santos. Los personajes aparecen como prototipos. Un caso es el general ruso que resume a la maldad pura. El Capitán del navío USS James, por el contrario, es bondad en estado puro. Quienes escriben, saben que hay que escapar de este tipo de personajes acartonados que terminan siendo paródicos. Por no mencionar a la científica que solo vive para la ciencia y es de lo más insensible.

the last ship

-Trato hacia los animales. Este punto me resultó horrible, quizás pudo haber pasado desapercibido para los demás no tan sensibilizados como es mi caso. Mostrar la experimentación con monos, la tortura hacia animales, en plena época de tantas críticas y de planteos de la ética científica, me resultó desagradable. Hasta quería que reventaran todos así el planeta se libraba de la peste de la especie humana.
         La paradoja de mirar con ojos acusadores a quien se come un mono, pero le parece que matar de agonía a cien monos es preferible porque está justificado por el fin. No hay crítica hacia los medios de conseguir el fin, el fin se justifica en los mismos medios, lema que bien los norteamericanos conocen. Y mi crítica apunta a que no hay un personaje que critique. Todos piensan iguales, y volvemos al punto de personajes achatados.


CONCLUSIÓN
La serie hubiera sido muy diferente si se plantea desde la utopía de la reconstrucción conjunta entre varios gobiernos. Lo que resta es que nos merecíamos la pandemia, si la final siempre repetimos los mismos errores.
         Como entretenimiento, al menos en mi caso, me ha funcionado, incluso para analizar aspectos como los discursos legitimadores. 

the last ship

En el anterior póster promocional se puede leer el mensaje: “El virus no es el único enemigo”.

 Hasta la próxima entrada!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...