sábado, abril 23, 2016

Ciencia Ficción (De tapas)

Últimamente se me ha dado por la ciencia ficción. Vengo escapando de historias románticas. Así fue que leí  Solaris, una novela pendiente desde hacía años. Buscando por las librerías virtuales, marqué una serie de portadas que me han gustado mucho por el arte y es que las portadas de poesía y de ciencia ficción tienen, por lo general, un arte de tapa que me gusta como si uno observara una obra pictórica.
         Además, estoy terminando una novela que se centra en un mundo del futuro y estoy ideando la portada. Seguramente me inclinaré por algo matemático, como líneas y cuadrados pero aún está muy esbozada.
         Esta son algunas de las portadas que anoté, no son todas de ediciones en español. Algunos ya los leí y otros los tengo pendientes. ¿Leyeron algunos?



1984 de George Orwell
nquietante interpretación futurista basada en la crítica a los totalitarismos y a la opresión del poder, situada en 1984 en una sociedad inglesa dominada por un sistema de “colectivismo burocrático” controlada por el Gran Hermano. Un hombre llamado Winston Smith intentará rebelarse contra ese control, manipulación y autoritarismo. Smith trabaja en el Ministerio de la Verdad. Su cometido se limita a escribir la historia de manera que siempre coincida con los intereses y predicciones del partido, así como a hacer desaparecer de los diarios, archivos, etc... los nombres de las personas molestas. Progresivamente se rebela contra la vida que le han obligado a llevar, y con toda clase de precauciones, intenta conservar un diario donde escribe sus dudas, sus pensamientos y sus sentimientos.





Nosotros (We) de Yevgeny Zamyatin
Una novela atípica, similar a 1984 y Un mundo feliz. Aquí hallamos una sociedad donde, aparentemente, reina la felicidad, bajo la férrea tutela de un estado único, regido por una sola persona, al que todos deben obediencia ciega. Han desaparecido los nombres de las personas: son sólo números, y estos números se visten igual y tienen una vida rigurosamente controlada. En Nosotros, el proyecto utópico se ha desarrollado, pero el resultado es terrible y cruel.




Están entre nosotros de Donovan Chuck
El «Zehit» es una de las «servo-máquinas» con aspecto humano procedente del espacio que están entre nosotros. Su misión en la Tierra es infiltrarse y preparar el camino para el plan maestro de «La Mente», su amo, que llevará al exterminio de los humanos y a la invasión del planeta. Pero un malfuncionamiento en una de las «servo-máquinas» puede cambiar el destino del planeta si logra sobrevivir al acoso de los humanos y de sus iguales guiados por «La Mente».




El juego de Ender de Orson Scott Card
La Tierra se ve amenazada por una especie extraterrestre de insectos, seres que se comunica telepáticamente y que se consideran totalmente distintos de los humanos, a los que quieren destruir. Para vencerlos, la humanidad necesita un genio militar, y por ello se permite el nacimiento de Ender, que es el tercer hijo de una pareja en un mundo que ha limitado estrictamente a dos el número de descendientes.
Ender nace para ser entrenado en una estación espacial después de que su hermana mayor y su sádico hermano Peter hayan sido declarados no aptos. Los jóvenes se distribuyen en grupos que compiten entre sí, en gravedad cero, con armas que paralizan sus armaduras. Ender asciende rápidamente en la jerarquía de la estación y se convierte en un líder nato, en la persona capaz de dirigir a las flotas terrestres contra los insectos de otros mundos.


Metro 2033 por Dmitry Glukhovsky
La Guerra Fría ha vuelto y, con ella, el temor a una Guerra nuclear.
Año 2033. El mundo está reducido a escombros. La humanidad está cerca de extinguirse. La mitad de las ciudades han sido destruidas y se han vuelto inhabitables a causa de la radiación. Al otro lado de sus límites, se extienden interminables desiertos calcinados y los restos de lo que, algún día, fueron bosques. Los supervivientes apenas recuerdan el esplendoroso pasado de la raza humana.



Futu.re de  Dmitry Glukhovsky
En el siglo XXV, la humanidad ha alcanzado la inmortalidad gracias al agua viva, el agua vital que se reparte de manera gratuita entre la población de la Europa Unida. La muerte ya no existe, pero la superpoblación ha convertido en limitados algunos recursos, como el aire y el espacio.

En dicho mundo, cuando una persona quiere tener un hijo debe administrarse una inyección de vejez para morir y dejar lugar a su sucesor. Naturalmente, hay quien intenta tener hijos de manera clandestina y conservar la inmortalidad. La Falange es la organización policial encargada de perseguir a estos disidentes.

Yan es uno de los Inmortales, como también se conoce a los miembros de la Falange. Un día recibe un singular encargo: asesinar al número dos de una formación política clandestina que lucha por el derecho de los ciudadanos a tener hijos libremente.






Guía del autopista galáctico de Douglas Adam
Un jueves a la hora de comer, la Tierra es inesperadamente demolida para poder construir una nueva autopista hiperespacial. Arthur Dent, un tipo de lo más corriente que esa misma mañana ha visto cómo echaban abajo su propia casa, considera que eso supera lo que una persona puede soportar. Pero, desgraciadamente, el fin de semana no ha hecho más que empezar, y la galaxia es un lugar extraño y sorprendente. Arthur huirá de la Tierra junto a un amigo suyo, Ford Prefect, que resultará ser un extraterrestre emparentado con Zaphod Beeblebrox, un pirata esquizoide de dos cabezas que fue Presidente de la Galaixa, en la nave del cual conocerá al resto de personajes que lo acompañarán a lo largo de su periplo espacial: un androide paranoide y una terrícola que, como él, ha logrado escapar.Gracias a esta ineludible aventura, Dent descubrirá muchas cosas acerca de la existencia, pero tal como aconseja la "Guía del autoestopista galáctico", que no cunda el pánico.





Crónicas Marcianas de Ray Bradbury
Un clásico del siglo XX: la obra que consolidó a Bradbury como uno de los mejores escritores de la narrativa norteamericana. Esta colección de relatos recoge la crónica de la colonización de Marte por parte de una humanidad que huye de un mundo al borde de la destrucción. Los colonos llevan consigo sus deseos más íntimos y el sueño de reproducir en el Planeta Rojo una civilización de perritos calientes, cómodos sofás y limonada en el porche al atardecer. Pero su equipaje incluye también los miedos ancestrales, que se traducen en odio a lo diferente, y las enfermedades que diezmarán a los marcianos. Conforme a su concepción de lo que debe ser la ciencia ficción, Bradbury se traslada al futuro para iluminar el presente y explorar la naturaleza humana. Escritas en la década de los cuarenta, estas deslumbrantes e intensas historias constituyen un canto contra el racismo, la guerra y la censura, destilando nostalgia e idealismo.



Neuromante de William Gibson
Gibson imagina un futuro invadido por microprocesadores, electrónicos y quirúrgicos, en el que la información es la primera mercancía. Vaqueros como Case se ganan la vida hurtando información... Conectan directamente sus cerebros y penetran en un mundo de sueños, donde el intercambio de información y el hielo protector aparecen en bloques tangibles y luminosos... Gibson hace plausible toda esta imaginería técnica, la jerga copiosa, la oblicua moral profesional, con verdadero ingenio y sin tediosas explicaciones. En este espeluznante y sombrío futuro, la mayor parte del este de Norteamérica es una única y gigantesca ciudad, casi toda Europa un basurero atómico, y Japón una jungla de neón, corruptora y brillante, donde una personalidad es la suma de sus vicios... La mala fortuna lleva a Case a la ciudadela de un clan industrial que es dueño de un par de IA, los más costosos y peligrosos artefactos que puedan encontrarse. Durante miles de años los hombres soñaron con pactar con el diablo. Sólo ahora es ese pacto posible.








3 comentarios:

  1. Hola :) Que buena entrada!
    De la lista solo tengo 1984, pero todavía no inicié la lectura. Es una edición de hace muchos años, así que las hojas están casi sueltas y las tapas deterioradas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Te recomiendo 1984, es una de mis historias favoritas. Fue una de esas lecturas que marcaron un antes y un después

      Eliminar
    2. Gracias! Te recomiendo 1984, es una de mis historias favoritas. Fue una de esas lecturas que marcaron un antes y un después

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...