jueves, diciembre 04, 2014

Jesús me quiere - David Safier

CUANDO JESÚS ES HOMBRE





Y nada inquieta más a un condenado
a muerte que el miedo
a las esperanzas truncadas.


SINOPSIS EDITORIAL

Marie, una treintañera que vive en un pueblecito alemán, tiene un gran talento para enamorarse del hombre inadecuado. Poco después de darle calabazas a su novio en el altar, conoce a Joshua, un carpintero un poco raro y desaliñado. Joshua es un hombre diferente a todos los que ha conocido antes: sensible, atento, desinteresado. Pero, desafortunadamente, tampoco él es el hombre perfecto: en su primera cita le confiesa que es Jesús.
Al principio, Marie piensa que está completamente loco, pero poco a poco se da cuenta de que su historia es cierta. Se ha enamorado del Mesías, que ha venido a la Tierra poco antes del Juicio Final. Marie deberá hacer frente no sólo al fin del mundo, previsto para el próximo martes, sino al romance más descabellado de todos los que ha vivido.



ASÍ COMIENZA

Jesús nunca tuvo ese aspecto, pensé al mirar una Santa Cena que había en el despacho del pastor protestante. Si era un judío árabe, ¿por qué en la mayoría de las imágenes parece uno de los Bee Gees?



MI LECTURA

No es el primer libro que leo del autor, es el tercero, y siempre me resulta una lectura placentera, que me hace reír y emocionar. Me encanta su escritura, su humor, las temáticas. Creo que tendré en mi biblioteca toda su obra, con esto ya digo lo que me gusta.

         De todos sus títulos, Jesús me quiere es el que menos me llamó ya que tenía un poco de prejuicio con eso de tomar una figura tan fuerte como la de Cristo y hacerla novelada y hasta contemporánea pero fue más la curiosidad y al final me animé. No me defraudó para nada.

         Su lectura es muy amena y está bien estructurada. Durante la obra, Safier alterna varios registros: la primera persona para la protagonista, las tiras cómicas de la hermana de la protagonista y la tercera persona para los sucesos en torno del arcángel Gabriel. Estas miradas enriquecen la obra pero sin generar confusiones ni sobrecarga.



         Ya Dostoievski había planteado, desde otro lugar, la segunda venida de Cristo en El gran inquisidor. En Jesús me quiere, en cambio, el foco está puesto en una mujer de unos treinta, Marie, quien transita una etapa de crisis amorosa y personal hasta que conoce a  Joshua, un carpintero, hacia quien siente una atracción inmediata. Es una atracción humana, de una mujer hacia un hombre carismático y apuesto. Ya no cuento más porque haría spoiler.
         La visión de Jesús es la de un hombre atrapado entre el cielo y la tierra. Más allá de las partes jocosas, el autor presenta la faceta de un dios que se hace hombre y, como tal, tiene necesidad de ser amado; no habla de un amor místico, es corpóreo. No debe de existir nada más atroz que la soledad de los seres únicos. Jesús en la tierra es único. Jesús anda sin familia, como un paria, y es la paradoja reencarnada de quien tiene a toda la humanidad de hermanos pero no tiene hermanos, ni hijos. Así como Marie se debate entre amar y no amar, Jesús se enfrenta a sus propios demonios.
         Para los creyentes, quizás resulte chocante leer sobre Jesús encarnado pero creo que es necesario traer al presente a la figura de esta deidad que se nos escapa en un mundo antiguo, aún vestido de sandalias y túnicas. ¿Si vendría Jesús de nuevo a vivir entre nosotros, vendría vistiendo sandalias o andaría en jeans y zapatillas? Lo más lógico sería que sea un Jesús contemporáneo pero  cuesta imaginárselo de esta manera por lo impresión férrea en nuestra mente de un ser barbudo y de túnica, aún con la corona de espinas. Estaría interesante pensar en cómo se vería Jesús hoy entre los seres humanos. ¿Dónde nacería? ¿Dónde viviría? ¿Los seres humanos lo dejarían vivir? ¿Con quién se enfrentaría? ¿Sería con los empresarios? Y tengo más preguntas, muchísimas más.
        
        

FRASES SUBRAYADAS

¿Por qué siempre hacemos daño a las personas a las que queremos proteger de sí mismas?

Hay personas que, por amor, sacrifican su matrimonio, otras su profesión y otras su sistema nervioso.

No te inquietes por el mañana, porque el día de mañana ya tendrá sus propias inquietudes.

¡Mierda de amor, que sólo te confunde!

Y nada inquieta más a un condenado a muerte que el miedo a las esperanzas truncadas.

El tiempo que pierdes con tus miedos, no lo recuperas nunca.

Nada provocaba a la gente más alegría y a la vez más preocupación, más entusiasmo y a la vez más espuma de rabia en la boca que la familia. La vida de los humanos, pensó Gabriel, sería mucho más sencilla si, en temas de reproducción y crianza, Dios los hubiera concebido como a las lombrices de tierra.

Satanás nos ha dado lo que más deseábamos. A mí, la mujer a la que siempre he amado.






CONCLUSIÓN

Jesús me quiere es una obra que puede ofrecer varias lecturas: desde una obra de humor hasta un planteo de la relación de la humanidad con las deidades, con lo sagrado, la esperanza, el sacrificio y el amor. En el trasfondo están las personas sumergidas en una red anastomosada de problemas, superadas por una vida construida con todos esas inconformidades y materialismos, una humanidad que se pierde sin un plan, alejada del goce del vivir, del disfrute de este mundo que Dios, los dioses o como lo quieran llamar, nos ha regalado, una vida que es el mayor milagro en el que somos protagonistas. Creo que todos necesitamos un Joshua que nos arrime a la esperanza.


Por Keren Verna



Nota:  La imagen pertenece a Deb Hoeffner 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...