jueves, noviembre 06, 2014

A single Man - Tom Ford (película)



Película: A single man
Traducción: Un hombre soltero - Un hombre solo - Sólo un hombre
Director: Tom Ford
Año: 2009









Un hombre soltero, es la adaptación de una novela de  Christopher Isherwood del mismo nombre, publicada en de 1964

La película está ambientada en una ciudad de Norteamérica en 1962 y se centra en George, un profesor universitario de literatura, quien tras la muerte de su pareja, se sumerge en un estado de sensibilidad tal que las cosas más banales cobran un ribete de dolor. Dar una clase, tomar le desayuno, caminar, todo se transforma en actividades que van perdiendo su actualidad y se resignifican a  través de los recuerdos de quien ya no está.



A single man está protagonizada por un actor que me gusta muchísimo, Colin Firth. El papel de Julianne Moore, no me resultó interesante más que para resaltar la decadencia y una visión de la mujer muy desquiciada y que necesita capas de maquillaje y alcohol para fumarse la vida. Otro rol femenino es la vecina, demasiado maternal y un poco falso.  


Ni bien comienza me impactó por su belleza lírica, por sus cambios en la tonalidad de la escena que discurre entre sepias, tonos apagados y colores más brillantes, transportándonos a diferentes estados de ánimo. El director apela a llegar a todos nuestros sentidos: el sonido del corazón, la nieve y el frío de la muerte. Algunos planos son muy bellos con imágenes impactantes como los ojos nebulosos de quien ha muerto.




Más allá de la temática homosexual, habla de la pérdida, de los secretos, de la imposibilidad de mostrarnos tal cual somos cuando nos movemos en ciertos ambientes como los académicos. Pensaba, qué distinta habría sido  si los protagonistas estuvieran en un ambiente de una mayor apertura.



Hay dos partes que me gustaron mucho, el comienzo y la escena donde él explica a sus alumnos sobre el miedo y sobre las minorías.


Una minoría se reconoce como tal cuando representa una amenaza a la mayoría. Una amenaza real o imaginaria. Y ahí reside el miedo. Si de algún modo la minoría es invisible, entonces el miedo es aún mayor (...) La causa es el miedo.

Me pareció acertada la forma en que trata el tema de la homosexualidad sin caer en los prejuicios ni en los personajes prefabricados. Yo preferiría decir que la película trata sobre el amor y la pérdida, la reconstrucción de la vida y la búsqueda del sentido.


         El contexto de la época acompaña a la sensación de asfixia y de acartonamiento donde el personaje tiene que mostrar la fachada de un profesor universitario. Hoy quizás nos parece exagerado pero solo en apariencia. Aún hoy existen los mandatos a ser de determinada forma según el ambiente dónde estamos y pienso en los espacios donde aún es obligatorio vestir saco y corbata y la parafernalia de la etiqueta y de los protocolos.


Despertar comienza diciendo "soy" y "ahora". Por los últimos ocho meses, despertar realmente ha dolido. La fría conciencia de que aún estoy aquí lentamente se acomoda. Nunca fue muy de mi gusto despertar. Nunca fui alguien que saltara de la cama y saludara al día con una sonrisa como lo hacía Jim.


Hay contrastes que realzan ciertas cuestiones: su amiga, heterosexual jamás pudo ser feliz con la pareja pero el protagonista ha sido feliz con su relación; cuando no se busca la muerte, llega.


Siempre le decía que solo los tontos saludan al día con una sonrisa. Que solamente los tontos pueden huir posiblemente de la simple verdad. Ese ahora no es tan simple ahora. Es un frío recordatorio. Un día más tarde que ayer. Un año más tarde que el año anterior. Y que tarde o temprano, llegará.

A medida que avanza la historia, nos metemos en los problemas que enfrenta y deben enfrentar quienes viven al marguen de las imposiciones sociales. ¿Quién cobra el seguro? ¿Quién puede ir a un entierro? ¿Quién puede hablar del otro? ¿quién tiene el privilegio del llanto? Y esta situación me recordó a la figura de la mujer amante y una historia triste que conocí de cerca, una mujer que fue amante de un hombre durante casi cuarenta años y que no pudo asistir al velatorio ni acompañarlo durante todo el período de la agonía en el cáncer porque no era la esposa. Me impactó la escena cuando disimula el horror que siente al enterarse de la muerte, de ser excluido totalmente, de no poder dejar ni un ramo de flores, no poder vivir el rito funerario presente en toda cultura. Aún ni la manifestación del dolor sólo concentrado en las paredes de su vida privada. ¿Cómo es posible vivir escindido?
        



Mirándome fijamente al espejo, no parece mucho una cara sino la expresión de una adversidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...