jueves, octubre 23, 2014

El orden de la trama



Preparando mis apuntes para comenzar el NaNoWriMo lo mejor posible, ayer estuve intentando darle forma a la sinopsis porque leí que se puede subir en el sitio oficial. Las ideas están en mi cabeza pero llevarla al papel ya es otro tema.
         Ante una sinopsis bastante sosa, decidí armar primero la trama. Escribí la trama lineal de todos los acontecimientos posibles, numerándolos según fragmentos con sentido propio y, quizás, podrían servirme como referencia para los capítulos. Dejo un ejemplo:

1.Nace L (aún no tengo los nombres de los personajes)
2.Infancia de L
3.Juventud de L
4.L deja el hogar
5.L conoce a R
6.Crecimiento personal y madurez de L
7.Separación de L
8.L se muda, reafirma su profesión y abandona el sueño de ser artista plástica
9.L conoce a K
10.Idilio de L con K
11.Fama de K
12.Alejamiento emocional de K
13.Reaparece un ex de K, M
14.Estancamiento profesional de L
15.Celos, depresión de L
16.Viajes de K
17.K de nuevo cerca de su ex, M.
18.Ruptura de L y K

Luego, ante esta especie de línea temporal (del pasado al presente),  pensé que escribir una historia tan lineal no era interesante porque el conflicto aparece en la parte 11. De esta manera el lector estará leyendo casi medio libro y no llegó a la parte jugosa de la historia.  Entonces, las partes son:

1.Introducción: 1 a 8
2.Conflicto: 9 a 16
3.Resolución del conflicto: 17 a 18

         Por eso las tarjetas las fabriqué en distintos colores: azul para la introducción, rosa para el conflicto, rojo para la resolución del conflicto y el final.


Las alternativas para armar la trama son varias:

1.Seguir la línea temporal.
2.Comenzar con el conflicto e incorporar cómo se llegó al conflicto, por qué los personajes reaccionan de esa manera contando parte de su pasado y luego cómo se resuelve el conflicto
3.Comenzar con el conflicto pero elidir partes que pueden no aportar mucho (parte 1, parte 2, etc.) para luego ir mechando y saltando de manera mezclada.
4.Comenzar con el final y luego seguir la línea temporal hasta llegar de nuevo al final. Sería una opción circular.


El comienzo de la historia es importante ya que decidirá si el lector sigue o se va. Un comienzo lento, largo, con mucha descripción, con la presentación meticulosa de los personajes de la ciudad, de la casa, hace que el lector se aburra porque quiere acción. Quizás uno escribe los comienzos para recalentar, para meterse en la historia por esto describe y describe.
La opción 1, seguir la línea temporal, me parece que no engancharía en mi historia. Comenzar con el conflicto podría picar la curiosidad de quien lee al querer enterarse qué fue lo que sucedió. Otra opción podría ser comenzar un poco antes del conflicto.
Para reacomodar la historia, recorté cartoncitos a los que asigné la numeración de cada uno de los fragmentos. Luego quité los fragmentos que me parecían poco relevantes y comencé a reacomodarlos optando por la opción 3, comenzar con conflicto y de ahí ir y venir con los fragmentos. Podría quedar algo así: 15.9.10.11.12.6.7.8.14.13.16.17.18
         Luego, para observar si quedaba armoniosa, conté la historia oralmente: L sufre de una depresión a raíz de problemas con su pareja, K. Asiste a un psicólogo empujada por sus amigas. Cuando la psicóloga le pregunta sobre su malestar L dice que todo comenzó el mismo día que conoció a K. Al comienzo todo iba de maravillas. K era atento, salían juntos, cocinaban juntos. Eran la pareja perfecta, según todos decían. Eran felices, se hacían felices. K alcanzó popularidad en su campo profesional, se rodea con sus nuevos amigos, las mujeres lo asedian en las redes y él responde porque es seductor, porque le gusta que todo esté a su alcance. K es fuerte y seguro pero L, a pesar de haber superado muchas crisis, aún sigue viéndose pequeña, insignificante…
         Esta misma idea se puede practicar con una novela que hayamos leído o que estemos leyendo pero haríamos al revés de mi ejercicio: comenzar por cómo ya el autor acomodó los fragmentos y luego recomponer la trama lineal.
         Seguramente, a medida que escribimos, usando como guía la ordenación de los fragmentos, vamos a quitar y remover cosas porque es sólo una guía, una posibilidad de ruta. Además, faltan los otros personajes y sucesos que se suman a la historia para hacerla más compleja.
         Mis pasos siguientes serán buscar un título y confeccionar las fichas de los personajes y los mapas de los espacios por dónde se moverán mis personajes, fotos de referencia para motivar la imaginación y elegir el narrador.

         En general, escribo sin planear mucho y me dejo llevar s, pero voy a intentar un trabajo más ordenado a ver si me va bien y si lo disfruto. Creo, que de todas maneras, uno está guiado por un hilo de fantasía  y ya se imagina por donde va la cosa. Algunos autores escriben con un plan rígido, otros se dejan llevar. No hay recetas ni normas. Lo que importa es el resultado final.

¿Se animan? ¿Qué les parece?


Keren Verna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...