lunes, octubre 20, 2014

El Sr. Penumbra y su librería 24 horas abierta




SINOPSIS

El Sr. Penumbra y su librería 24 horas abierta, de Robin Sloan, es una divertida y excitante obra de narrativa extranjera sobre una conspiración global, encriptación de códigos, amores de juventud, travesuras y aventuras y el secreto de la vida eterna…que sucede en una pequeña librería de San Francisco. La librería permanentemente abierta del señor Penumbra es exactamente lo que su nombre indica: un lugar en el que entras y del que no querrás salir, un gabinete de las maravillas contemporáneo, que le dará al lector curioso una descarga de energía, sin que importe la hora del día. La crisis económica obliga a Clay Jannon a dejar atrás su vida como diseñador de páginas web en San Francisco y las casualidades, la curiosidad más absoluta y la habilidad de subir escaleras como si fuera un mono le llevan a empezar su nuevo trabajo en la librería permanentemente abierta del señor Penumbra. Después de unos días trabajando, Clay se da cuenta de que la librería es un lugar mucho más extravagante de lo que su nombre indica. Solo hay unos cuantos clientes, pero van continuamente y nunca compran nada. Lo que hacen es llevarse libros prestados, ejemplares misteriosos que se encuentran en los lugares más recónditos de la librería, todo de acuerdo a un trato especial que mantienen con Penumbra. Clay concluye que la tienda no es más que una tapadera para otro negocio y su curiosidad pronto le lleva a ponerse a analizar el complejo comportamiento de los clientes y a arrastrar a sus amigos para que le ayuden a descubrir qué es lo que realmente pasa en la librería. Sin embargo, cuando le llevan sus descubrimientos al Sr. Penumbra, acaban por descubrir que los secretos se extienden mucho más allá de las paredes de la librería.

MI LECTURA

La historia me resultó muy entretenida sobre todo porque trata de libros y de un misterio en torno a una librería de lo más extravagante, con un dueño enigmático y excéntrico, el señor Penumbra. Sobre este personaje, su nombre ya de por sí nos incita a querer saber por qué se llama Penumbra, por qué se interesa hasta el mínimo detalle sobre los visitantes de su librería, por qué la liberaría está abierta aún de noche. De todos los personajes fue el que más me atrajo y me generó más simpatía.
         La descripción de la librería con sus estanterías de varios pisos, sus tomos antiguos, el ambiente cerrado, oscuro, los libros extraños, las escrituras misteriosas, me recordó a los cuentos de Borges, El libro de arena y La biblioteca de Babel. Sobre todo de este último en la búsqueda de los misterios de la biblioteca, el desciframiento de libros, las escrituras.
A lo largo de la obra se conjuga el pasado con sus libros antiguos, los códices, los manuscritos, con el presente y el mundo digital, la esperanza en las tecnologías, la digitalización, los entornos virtuales.
         La lectura es ágil, la curiosidad por descubrir qué sucede en esa librería y quién es el dueño nos arrastra de página en página hasta el final. Los sucesos se encadenan en una trama muy buen contada.
Es un libro ideal para los amantes de las librerías, de las historias de misterios pero sin sangre ni violencias, de los nostálgicos y curiosos.
Lo que menos me ha gustado ha sido el nombre de Google para referirse al poderío tecnológico contemporáneo.

MENSAJES

Cuando leo un libro, siempre trato de rescatar algún mensaje, llevarme algo y con esta lectura me apunto a ese deseo de no dejarse vencer por los obstáculos, la pasión como motor para la vida y la perduración a través de nuestras obras.

EL PRIMER PÁRRAFO

Perdido entre las sombras de las estanterías, casi me caigo de la escalera. Estoy justo a media altura. El suelo de la librería queda muy abajo, como la superficie de un planeta que he dejado atrás. Los estantes más altos se ciernen sobre mi cabeza, y ahí arriba está oscuro, con los libros tan embutidos que no dejan pasar la luz. Seguro que el aire también escasea. Me parece ver un murciélago.

   Me agarro como si me fuera la vida en ello: una mano en la escalera y la otra en el borde de un estante, con los dedos blancos de apretar. Con la mirada dibujo una línea por encima de mis nudillos, repasando los lomos…, y ya lo tengo. El libro que estoy buscando.

 Autor: Keren Verna


         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...